Edición del Día

Relacionadas


LA CREME: SE REUSAN A SER FICHADOS

Por Norma Cardoso

25 / Abril / 2016

Después de que un grupo de abogados, hace meses, se quejaran ante algunos medios de comunicación de Nayarit, que existían algunos profesionales del derecho que estaban entrando en la penal, supuestamente, llevando la palabra de Dios a los internos, para de ahí saber de su situación jurídica y hacer su agosto.

Una vez que interactuaban con los internos y sus familiares dentro del Cereso estatal, y dándose cuenta que, ya cuando estaban por dictarles sentencia, les hacían firmar un documento donde revocaban a su licenciado, para darse de alta como su nuevo defensor.

Cuando conseguían ser los defensores del o de los internos, pedían una fuerte cantidad de dinero a sus familiares argumentando que gracias a ellos su familiar saldría libre. Iban hasta la casa de los familiares y platicaban que, si querían a su padre, hijo, o nieto, o lo que sea, fuera de la penal, tenía que ser su abogado y para empezar tenían que dar diez mil pesos (por lo menos).

Además, decían que ellos trabajaban en conjunto con autoridades del juzgado y agencia de Ministerio Público, dando hasta el nombre de quienes encabezaban la mesa del MP, obviamente, personas que no existían.

No solamente iban una vez, sino que acudían dos o tres veces con la familia del interno, diciendo que eran amigos del Pastor (de una secta religiosa) y que éste les había encomendado el asunto, que definitivamente él era el bueno, el elegido del Señor, que muy pronto sería liberado. Claro, no ocurría y por lo pronto ya les habrían quitado cinco o diez mil pesos, a familiares y/o amigos del recluso.

Algunos internos por temor a denunciar, mejor se quedaban callados, pero los abogados que sufrieron la revocación o que serían revocados pero que al final de cuentas no fue así, no se quedaron con los brazos cruzados y fueron quienes dieron a conocer lo que imperaba dentro del Cereso Venustiano Carranza.

A razón de lo sucedido, las autoridades penitenciarias, desde hace dos o tres semanas empezaron a implementar un nuevo sistema para que todo abogado que entrara al penal a ver a su cliente, debe de ser fichado, es decir llenar una ficha con datos personales.

De acuerdo a lo que argumentaron algunos de nuestros entrevistados, el llenado de una hoja, donde se debe de colocar ciertos datos del defensor, ha causado sorpresa y enojo entre el gremio de abogados que se dedican al ramo penal, pero pocos se animan a quejarse.

Lo anterior, nos mencionan, se tuvo que implementar dizque porque había abogados que venían de otros Estados a timar a los internos, y ellos con la esperanza de salir de prisión, comunicaban a sus familiares que contrataran al susodicho, que después los dejaba en la total indefensión, entrando nuevamente el defensor público a llevarles el caso.

Tal vez la forma en que se está llevando a cabo esta regulación no es la adecuada, toda vez que en la ficha se solicita el nombre completo del abogado, domicilio, teléfono celular y teléfono particular, entre otros. Algunos abogados que llenaron lo requerido, mencionaron que no tienen por qué pedir esos datos; ellos ya están registrados ante el Cereso y tienen la credencial amarilla que se les da a los abogados en el área de trabajo social, no necesitan más.

Además, ese trámite es muy tardado; una vez que lo llenan duran hasta dos horas para que los dejen entrar a ver a su defendido. Asimismo, refieren que a veces es necesario llevar documentos a que el interno les firme y la señora que está en el área de revisión de alimentos, es quien decide que documentos pasar o no. Qué va a saber ella de derecho. Es de risa esa situación, para uno, pero no para el interno a quien se le está violentando el derecho a una defensa adecuada.

Ojalá las autoridades del penal tomen cartas en el asunto. Tal vez sea un mal necesario eso de fichar a los abogados que ingresen al Cereso, o tal vez sea preciso otra forma de regular esta problemática.