Edición del Día

Relacionadas

CON PRECAUCIÓN: Un problema de salud, muy preocupante también

Por Sergio Mejía Cano


DICHO POR ROCHA: Bicicleta blanca

José Guadalupe Rocha Esparza


POLÍTICO: INTENSO TRABAJO EN EL PODER JUDICIAL

JULIO CASILLAS BARAJAS


RAZÓN, TESÓN Y CORAZÓN: LA RAZÓN EN EL ACTUAR

Por Alejandro Ruíz Robles


LAS PATADAS DE DONKEY

Por Antonio Siordia// Express


MONITOR POLÍTICO/JULIO CASILLAS BARAJAS

• EL MAGISTRADO ISMAEL GONZÁLEZ PARRA RENDIRÁ DETALLADO INFORME ANTE CONATRIB
• SERÁ SOBRE LA ELABORACIÓN EN CURSO DEL PROYECTO DE CÓDIGO NACIONAL DE PROCEDIMIENTOS CIVILES Y FAMILIARES


CON PRECAUCIÓN: Razones y motivos ante intereses muy poderosos

Por Sergio Mejía Cano


CON PRECAUCIÓN: Primero habrían de ponerse en los zapatos de los demás

Por Sergio Mejía Cano



CON PRECAUCIÓN: Hacer el bien sin mirar a quien

Por Sergio Mejía Cano

17 / Junio / 2016

En la entrega anterior hablaba sobre un posible paro técnico de los médicos del Sector Salud a nivel nacional. Cosa que según el presidente para dicho movimiento, el doctor Carlos Moreno y quien se antepone también la denominación #yosoymédico17, dijo que esto no afectará en lo absoluto la atención a los enfermos. Sin embargo, la afectación a los enfermos se da de diferentes maneras, sobre todo por falta de atención aunada a la poca ética profesional que han demostrado algunos médicos y no por hartazgo o mal humor, sino porque no es su vocación.

Ahora con el conflicto que ha generado en el magisterio la mentada evaluación derivada de la supuesta reforma educativa, que ya se reconoció hasta por el mismo secretario de Educación Pública que es más bien laboral que de enseñanza, varios ciudadanos se han pronunciado porque si a esas vamos, pues que también se evalúe a todos los profesionistas del país; si, a todos como se ha hecho con el magisterio que todos fueron medidos con el mismo rasero generalizando su preparación prácticamente como igual y sin considerar los méritos adquiridos a través de los años de ejercer su oficio han adquirido infinidad de los profesores.

Y en el hipotético caso de que esto llegara a suceder, los primeros en ser evaluados tendrían que ser los médicos, pues si bien hay muchos muy comprometidos con su vocación, hay otros que al parecer están ahí como médicos únicamente para cubrir el requisito de contar con un título aunque odien la base de ser médico: los pacientes, a quienes algunos médicos ven como mira un mal mecánico la acumulación de autos averiados que tiene que componer; y con muchos médicos pasa algo parecido y que de inmediato salta a la vista que de médicos no tienen nada en lo absoluto, que no les importa la salud de quienes caen en sus manos al decirles que no le hagan al cuento, que no tienen nada y que por hipocondríacos se imaginan con cualquier dolorcito que ya están en etapa terminal, y mandan a los pacientes a sus casas hasta regañados la mayoría de las veces por haber ido a quitarles el tiempo, y más si es en la madrugada y no dejan descansar al equipo de médicos y enfermeras.

ierto día allá a principio de los años 90 del siglo pasado, a espaldas del Hospital General de Zona número 46 en Guadalajara, Jalisco, un señor con uniforme de Seguridad Privada de una plaza comercial de las inmediaciones, fue herido con disparos de arma de fuego, precisamente en la acera en donde se encuentra la entrada de acceso de personal del hospital del IMSS, de donde salen varias personas que portaban bata blanca y se acercan al caído, traen una camilla del interior del hospital y un señor sin bata blanca se inclina sobre el caído dándole respiración de boca a boca, y al parecer este señor que atiende al caído tiene mando sobre el demás personal que está a su alrededor porque da órdenes de que le traigan esto y aquello y ordena que al caído lo suban a la camilla y lo ingresen al hospital de inmediato.

Esto viene a colación porque de todo el personal con bata blanca y del señor que atendió al caído, nadie se cuestionó en ese momento si era derechohabiente o no, lo que más les importó fue atenderlo en lo posible para salvarle la vida sin detenerse a ver si tenía derechos médicos o no. Y últimamente se han documentado casos en donde a muchos enfermos se les ha negado la atención porque no son derechohabientes y lo que es peor: porque no traen dinero, según se ha documentado.

Así que en este tenor, imaginemos que una persona es atropellada o agredida a balazos o puñetes en puro enfrente de alguna clínica del IMSS o del ISSTE o frente a la entrada del Hospital General y que nadie del personal médico ahí presente haga nada nomás esperando que llegue la ambulancia de la Cruz Roja, porque las disposiciones son no atender a quien no esté afiliado a alguna institución de Salud o porque se supone que no traiga dinero para pagar la atención. Y si la persona herida se está desangrando, pues ni modo, son órdenes.

Cuando se aprobó legalizar el aborto en la hoy flamante ciudad de México, buena parte del personal médico se negó a ejercer esta práctica alegando su cargo de conciencia, a pesar de ser una ley; entonces, si pudiera existir la disposición de que en una clínica nadie sea atendido si no está afiliado o no trae dinero, aquí debería también entrar en cargo de conciencia y atender de inmediato a quien lo necesite porque primero está la salud antes que cualquiera orden o disposición en contra, ¿o no?