Edición del Día

Relacionadas

¡Respétalos siempre!

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


CON PRECAUCIÓN: Camine no contamine, siempre es mejor

Por Sergio Mejía Cano


MONITOR POLÍTICO: NOTABLE TRABAJO EN EL PODER JUDICIAL

JULIO CASILLAS BARAJAS


NAYARIT PLURAL: PARTICIPA NAYARIT EN CONSULTA INFANTIL Y JUVENIL: VALDERRAMA DELGADO

Por Fernando Gutiérrez Meza


LAS PATADAS DE DONKEY

Antonio Siordia Carrazco


Lágrimas

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


CON PRECAUCIÓN: Dicen que con dinero todo se puede

Por Sergio Mejía Cano


LA CREME: ¿HERMETISMO SOBRE MIGRANTES DESAPARECIDOS?

Por Norma Cardoso



CON PRECAUCIÓN: Piden mexicanos Consumir lo que el país produce

Por Sergio Mejía Cano

11 / Noviembre / 2016

Ya tiene tiempo en que circulan en las redes sociales mensajes respecto a que debemos consumir productos mexicanos, comprar en las tiendas de abarrotes y en los mercados las frutas, verduras y legumbres; sin embargo, ahora con el triunfo electoral de Donald Trump, ha aumentado la cantidad de esos mensajes tal vez por aquello de que posiblemente reforme el ahora presidente electo de los USA el intercambio comercial entre su país y el nuestro.

En dichos mensajes se pide a los mexicanos no adquirir productos extranjeros, así como dejar de ir a comprar en supermercados y tiendas departamentales cuyas ganancias se las llevan a su país de origen; pero viéndola de bien a bien, tal vez haya poca convocatoria a este llamado debido a que mucha gente ya se cree estar en el primer mundo y posiblemente por el qué dirán seguirá comprando en dichas tiendas de franquicia extranjera e igual, consumiendo productos de otros países, principalmente de China que son los que abundan, ya que han desplazado a otras naciones inundando nuestro mercado de mercancías que si bien son baratas en cierta forma, son de muy mala calidad.

Ahora ya casi no se ven productos que digan Made in Japan, Corea, Singapur o Malasia, etcétera; no, sino que predominan los que dicen Hecho en China. Y por lo mismo, es muy difícil encontrar productos de fabricación nacional, pues ya casi ni zapatos de manufactura nacional se encuentran, sino que la mayoría es calzado chino, incluso hasta la ropa; y precisamente la entrada de calzado chino a nuestro país fue lo que vino a abatir a infinidad de industrias que se dedicaban a la fabricación de calzado haciendo quebrar a muchas de estas empresas mexicanas del calzado, grandes y pequeñas al no poder competir con los bajos precios con los que entra al mercado el calzado chino.

Comentando lo anterior con varios conocidos y amigos en una mesa de café, alguien señaló que sería muy difícil hacer comprender a muchos mexicanos que dejen de comprar en tiendas de origen extranjero, sobre todo a aquellos que hasta pagan una franquicia para poder entrar a determinada tienda a comprar. Y abundó diciendo que si en verdad no estaremos mal muchos de nosotros que con tal de entrar a una tienda a hacer consumo, aún así se tenga que pagar una cuota para poder hacerlo. Pues si bien se dice que sí hay buenas ofertas en esas tiendas donde cobran por comprar, de todos modos no deja de ser en cierta forma una aberración.

Y un maestro terció sobre el hecho de que también hay que pagar estacionamiento, como en una plaza comercial que está por el boulevard Colosio, en donde se cobra el estacionamiento, pero lo malo no es tanto eso, sino que nadie se hace responsable por posibles robos o daños a los automóviles que se encuentren ahí estacionados. Porque bien alguien se puede robar la unidad completa o darle un cristalazo y saquearlo o hasta desmantelarlo y no hay a quien reclamarle, porque nadie da la cara. Así que estaría bien que los tepiqueños que acostumbran acudir a dicha plaza se pusieran de acuerdo y al menos durante una semana no utilizar el estacionamiento para nada a ver qué pasaba. Y continuó el maestro diciendo que quien sea el concesionario de dicho estacionamiento sí que hace su agosto durante todo el año, pues en lo único que invirtió fue en colocar las plumas automatizadas y nada más; y si nadie se hace responsable de los posibles robos a los automóviles o de estos mismos, quiere decir que a quien se le concesionó el estacionamiento no se lo obligó a nada más, como hacerse cargo de la seguridad de los que hacen uso del estacionamiento, porque aparte de pagar por dejar el automóvil ahí se exponen a que los desvalijen o los manden a pie a sus casas, y nadie sabe, nadie supo y que te vaya bien. Por lo que alguien debería tomar cartas en este asunto y hacer a alguien responsable de los daños que se generen dentro de dicho estacionamiento.

Y aunque parezca increíble, hay muchos mexicanos que el acudir a un mercado popular, a una tienda de abarrotes o inclusive al mercado de abastos, se les hace como una forma de rebajarse de su estatus económico, así que prefieren acudir a los grandes supermercados, la mayoría de ellos extranjeros que por lo regular no ofrecen productos locales y de la región, sino que los traen de otras latitudes, pues hasta los supermercados supuestamente mexicanos, acarrean la mercancía que ofrecen a la venta también de otros lados y cuando adquieren productos de los campesinos de la entidad, es casi nada y barato.