Edición del Día

Relacionadas

NAYARIT PLURAL: TODAVÍA HAY AUSENCIA DE EQUIDAD DE GÉNERO

Por Fernando Gutiérrez Meza


CON PRECAUCIÓN: Vidas ostentosas, S.A.

Por Sergio Mejía Cano


Momento Político: IVIDELIZA CANDIDATA INDEPENDIENTE ¿O SE SUMA A LA COALICIÓN OPOSITORA?

Por Brígido Ramírez Guillen


Conjeturas: El que robó poquito

Francisco Cruz Angulo


NAYARIT PLURAL: DEJA EL PRI RIOS LARA

Por Fernando Gutiérrez Meza


CON PRECAUCIÓN: Propuesta a un debate público

Por Sergio Mejía Cano


REDESCUBRIENDO: El Bien

Por: José Miguel Cuevas Delgadillo


Espadazo Municipal

Por: Mario Luna



CON PRECAUCIÓN: Todo sigue igual

Por Sergio Mejía Cano

14 / Marzo / 2017

Se supone que Nayarit fue uno de los primeros estados en acortar el tiempo de las campañas políticas de proselitismo; sin embargo, todo cambió para seguir igual, pues si bien el 7 de enero se abrió la puerta para comenzar con darse a conocer primeramente a los precandidatos y a partir del 8 de febrero empezaron las precampañas para estos suspirantes y que culminarán el 19 de marzo, y luego darse el registro de los ahora sí candidatos para que a partir del 2 de abril, ahora sí legalmente a darle con todo, las campañas anticipadas y por lo mismo largas, no terminaron del todo.

Y todo sigue igual, porque aunque disfrazadas de un modo u otro, la mayoría de los aspirantes a contender por algún cargo de elección popular se comenzaron a mover desde hace ya bastante tiempo, aunque como se dijo en su momento en el Instituto Estatal Electoral de Nayarit (IEEN), que no se le podía llamar la atención a los que ya se empezaban a mover por aquello que a fin de cuentas varios de estos personajes no llegaran a ser los candidatos oficiales, que se quedaran en el camino el que anduvieron tumbando posibles obstáculos para el que venía atrás.

Pero respecto a eso de que las campañas nada más serán cuando mucho del 2 de abril al 31 de mayo, con estas precampañas que han estado saturando tanto los medios tradicionales como las redes sociales, se entiende que dicho tiempo de proselitismo en realidad dura desde el 8 de febrero hasta el 31 de mayo, más de tres meses bombardeando a la ciudadanía con las propuestas y promesas de siempre y que en eso quedarán la mayoría de ellas; promesas que parecen ya estar impresas en un machote y que existe la consigna de que se repitan cada tres y seis años, porque es lo mismo que se oye siempre, de que ahora sí, ya llegó el salvador del estado o municipio, se hará justicia, se luchará contra la pobreza el hambre, habrá empleo y un largo etcétera que parecieran provenir de una grabadora nada más con diferente voz.

Así que si por el momento ya mucha gente se siente abrumada con los mensajes proselitistas de los precandidatos y candidatos ya definidos, todavía falta lo grueso de las campañas ya abiertamente que obviamente saturarán aún más a la mayoría de la gente de por sí ya ensordecida con tantas mentiras.

Para mucha gente resulta inútil todo este tiempo de precampañas, pues es un ruido más bien inútil porque la mayoría de la población que se entretiene con el sistema político, sabe o intuye de antemano quién es ya el candidato oficial aunque se ande pregonando durante más de un mes como precandidato con el cuento de que su partido político medirá los niveles de aceptación entre uno y otro de los precandidatos; porque esa mayoría de la población sabe y entiende que las encuestas y mediciones de popularidad en sí no sirven de nada dentro de las dirigencias de los partidos, porque es difícil que se erradique la costumbre del dedazo que es el que verdaderamente impone a los candidatos oficiales y no las bases ni la población que solamente cuenta para llenar los mítines y para que gran parte de esta población acepte las dádivas como despensas, cachuchas, playeras, banderines y hasta uno que otro agasajo. Y aunque pareciera que no, mucha de esta gente cree a pie juntillas que dichas dádivas son debido a la filantropía tanto de los candidatos o de los partidos que las regalan, sin ponerse a pensar que son compradas a fin de cuentas con el dinero de sus mismos impuestos.

Estas precampañas más bien pueden ser perjudiciales para los candidatos que queden como tales, porque a pesar de que habrá un leve respiro y a la vez descanso para la población entre el 26 de marzo y el 2 de abril, aun así mucha gente ya estará hasta el gorro de tantos mensajes políticos, por lo que a partir del 2 de abril ya no sentirán lo duro, sino lo tupido de los candidatos siguiendo con su misma perorata de lo que ya dijeron en precampaña; lo mismo exactamente.

¿Cómo es posible que ahora algunos políticos que andan en campaña digan que ahora sí velarán por el bienestar de los nayaritas y adoptados de otras entidades que radican aquí? Porque se oyen voces que se cuestionan el que varios políticos digan que llegó la hora del bienestar, siendo que algunos de ellos ya tuvieron la oportunidad de demostrar que pudieron hacerlo desde hace tiempo desde la trinchera en donde estaban, pero no hicieron nada en absoluto, más que levantar la mano para aprobar la línea establecida de antemano por el dedo mayor. Obvio que es gente del sistema.