Edición del Día

Relacionadas

CON PRECAUCIÓN: En la acción está la intención

Por Sergio Mejía Cano


LA CREME: A la antigüita, con libreta y pluma, al debate

Norma Cardoso


NAYARIT PLURAL: SALDATE PELEA LA ALCALDÍA DE TEPIC

Por Fernando Gutiérrez Meza


VISOR NAYARITA: REDES SOCIALES Y EL PODER DEL RUMOR

Por: Lic. Francisco Pérez Gómez


Espadazo Municipal

Por: Mario Luna


C O M U N I C A D O

Con la finalidad de informar de manera objetiva y veraz a la sociedad nayarita, se emite ante los medios de comunicación y público en general, lo siguiente:


Momento Político: Las marchas del triunfo por el territorio nayarita, un masivo apoyo popular a Cota

Por Brígido Ramírez Guillen


Visión Política: Tres sillas vacías en el debate de candidatos organizado por Consejo Empresarial

Por Edmundo Virgen



Numinor: EL CANTO GREGORIANO NO ES OBRA DE UN PAPA KIRYE ELEISON

Ángel Agustín Almanza Aguilar

16 / Marzo / 2017

Para el común de la gente el Canto Gregoriano fue obra de un Pontífice, Gregorio I, llamado ‘El Magno’ (540-604), pero recientes estudios reafirman que ello es falso, veremos por qué.

Nos estamos basando en un excelente trabajo de Abraham Villaseñor, aparecido en octubre del 2011, en la ‘Revista de Arte y Cultura’, que trata el tema de los Monasterios Medievales, en el apartado ‘Música, Liturgia y el Mito del Canto Gregoriano’. Nos dice el autor: La importancia de san Gregorio como compositor parece ser una creación de al menos dos siglos posteriores a la vida de dicho santo pontífice, pues no será hasta la época de Adriano I, entre los años de 772 y 795, de cuando se conservan exaltaciones a su actividad musical. Parece que la influencia gregoriana en la música estuvo determinada más por sus reformas litúrgicas que por el establecimiento de una ‘Schola Cantorum’ (centro de enseñanza del ‘canto romano’) o por un legado de obras () La leyenda sobre un Gregorio compositor se debe en buena medida a la ‘Vida’ escrita por Juan Diacono, entre 872 y 875, empero no se conserva ningún fundamento para sostener que fue el creador de los cantos gregorianos, por el contrario, hay documentos medievales de importancia musical que sí hablan de una ‘Schola Cantorum’, pero ninguno menciona al santo () La leyenda que se configuró con los escritos de Juan Diacono fue apuntalada con otro documento del siglo XI, el prólogo al ‘Antiphonale Missarum’, donde Gregorio era estimado como compositor. Fué durante ese mismo siglo cuando se difundió la creencia en un ‘canto gregoriano’ bajo el supuesto que Gregorio había fundado la mencionada escuela romana de canto () El ‘Canto Gregoriano’ surgió, pues, después de su muerte y no existen indicios de que éste fuera su precursor. Este tipo de cánticos tiene

Su origen en la liturgia franco-romana y de ahí se extendió hasta el resto de Europa. Su estructura evolucionó y se modificó influenciando por acontecimientos políticos, reformas a las órdenes monacales y el traslado o migraciones de monjes