Edición del Día

Relacionadas

CON PRECAUCIÓN: Unificación y afinidad de criterios

Por Sergio Mejía Cano


NAYARIT PLURAL: EL GOBERNADOR INTERVENDRÁ EN ALTOS COBROS DE CFE

Por Fernando Gutiérrez Meza


Conjeturas: El IPROVINAY regularizará colonias populares

Francisco Cruz Angulo


VISOR NAYARITA: EL ACTUAR LEGISLATIVO

Por: Lic. Francisco Pérez Gómez


ATISBANDO EN LA BAHIA: •Extraño caso en San Pancho.

Roberto Cervantes Flores


VISORÍAS

Por Jorge S. Casillas Barajas


¿Qué estás diciendo?

Francisco Javier Nieves Aguilar


¿Ya te enteraste?

Francisco Javier Nieves Aguilar



CON PRECAUCIÓN: Una zona roja de tolerancia

Por Sergio Mejía Cano

12 / Octubre / 2017

De nueva cuenta volvieron a escucharse detonaciones de arma de fuego en la calle Veracruz entre la avenida Victoria y la calle Bravo, prácticamente en pleno Centro Histórico (CH) de Tepic. Por esto y muchas cosas más, ya muchos tepiqueños consideran esa zona como un foco de muy alta peligrosidad, y más si le aunamos el abandonado –por las autoridades- mercado Manuel Z. Larios, lugar que en cuanto cierran los pocos negocios ahí establecidos, se convierte en una boca de lobo en donde solamente los más osados se atreven a andar.

Hay muchas personas que dicen que ya no pasan por esa zona de la calle Veracruz y menos por un costado de una tienda departamental que colinda con el Z. Larios porque ahora que habitan los puestos abandonados gente de posibles malos hábitos el peligro se huele a distancia, por lo que ahora tienen que dar un rodeo haciendo que se truncara su habitual recorrido de antaño.

Cierta vez comentaba un maquinista de camino que allá a mediados de los años 90 del siglo pasado, andaba contemplando la Plaza Principal frente a Catedral recientemente convertida en zona peatonal, y como se cansó de tanto andar, como a eso de las 20:30 horas se sentó un rato en una de las jardineras puesta por lo que antes fuera la calle Lerdo casi esquina con la avenida México. Dice este maquinista que cuando estaba de lo más absorto disfrutando del atractivo visual, se le acercó un individuo joven que parándose enfrente de él le dijo que le cobraba 50 pesos pero que él –el maquinista- tenía que pagar el cuarto. Comenta el maquinista que de pronto no agarró la onda, pero como viejo lobo de Mar pronto le cayó el 20 y le preguntó al muchacho que qué traía, que con quién o con qué lo había confundido. El joven le respondió que no había tos, que se había equivocado y que ahí moría, y se retiró hacia la fuente de las ranas. El maquinista mejor optó por seguir su camino hacia su casa; pero se fijó que antes de llegar a la avenida México se comenzaban a juntar muchos jovencitos de comportamiento amanerado, comprendiendo entonces que había estado en el lugar y hora equivocados.

Lo anterior viene a colación debido a que en un tiempo relativamente corto, cierta zona del CH de la capital nayarita que comprende desde la plaza principal a la Victoria y de la avenida México a la Puebla se convirtió literalmente en un gran burdel, hecho que ocasionó que la zona de tolerancia que estaba en el camino viejo a Los Metates, hoy avenida Mártires del 26 de Enero, llegara a quebrar rotundamente porque la gente que acostumbraba a ir a dicha zona al ver que en el centro de la ciudad podía encontrar lo que allá había, pues entonces para qué ir tan lejos teniendo todo a la mano en el CH.

En el trienio del presidente municipal de Tepic Héctor González Curiel, conocido en el bajo mundo de la política como El Toro, se rumoraba que era necesario la creación de una nueva zona roja porque era evidente y a todas luces que se tenía que hacer debido a que en pleno centro de la ciudad se llevaba a cabo esa actividad prácticamente a todas horas del día y aun en la noche, había familias que tenían que andar por donde ya había hombres y mujeres ofreciendo sus servicios corporales y desde luego que esto no era un buen ejemplo para los menores que vivían o viven en las inmediaciones de esta zona céntrica. Así que el Toro tomó la decisión de ver la posibilidad de la creación de una nueva zona de tolerancia, pero al parecer todo quedó en pura intención porque pronto ya no se volvió a hablar del asunto, quedando el proyecto en el aire pero no así la prostitución al aire libre en esta zona de la ciudad.

Y en verdad, si es un mal necesario, mejor sería que las autoridades correspondientes fueran pensando en crear una nueva zona de tolerancia, llamada también zona roja, tal vez por los hechos de sangre que se suscitan en estos lugares. El problema ahora sería ¿en dónde? Porque en caso de que se llegara a concretar el proyecto de una zona así, tendría que ser en un lugar adecuado para el propósito y obviamente alejado de la zona céntrica pero no de la ciudad en sí, porque se vendrían luego los problemas de hechos sangrientos como cuando se creó la zona roja en el camino viejo a Los Metates que en su tiempo era una zona desolada y muy peligrosa por lo mismo que eran pocos los taxistas que querían ir a ese lugar.

Así que si ahora está de moda la zona de La Cantera, bien podría situarse allá una zona roja ya que casi es otro Tepic y que por lo mismo ya no está tan deshabitada.