Edición del Día

Relacionadas

CON PRECAUCIÓN: Detener vehículos sin motivo aparente

Por Sergio Mejía Cano


VISOR NAYARITA: Congreso elige nuevo Ombudsman Y Consejeros

Por: Lic. Francisco Pérez Gómez


¡Quinientos pesotes!

Francisco Javier Nieves Aguilar


La jiribilla política

GenteyPoder/Tecuala/Por: Pedro Bernal


Numinor : Pequeña historia de un gran villancico navideño

Ángel Agustín Almanza Aguilar


NAYARIT PLURAL: ¡EL HERMETISMO SOBRE LA DESIGNACIÓN DEL PRESIDENTE DE DERECHOS HUMANOS!

Por Fernando Gutiérrez Meza


CON PRECAUCIÓN: Un programa de vivienda muy desvirtuado

Por Sergio Mejía Cano


Vienen mejores tiempos

Francisco Javier Nieves Aguilar



EL RITMO DE LA VIDA: Empiezan los nervios a traicionar a candidatos

Por Pepe Reyna

17 / Abril / 2018

Conforme avanzan las campañas electorales en Nayarit y se acercan cada vez más los comicios del 1 de julio próximo, hay candidatos a senadores y a diputados federales que comienzan a ser traicionados por el nerviosismo, por el estrés que se les ha acumulado y por la presión que los adversarios generan sobre algunos de ellos.

Uno de estos casos es el de la cenecista Hilaria Domínguez, candidata a diputada federal por el primer distrito, con sede en Santiago Ixcuintla.

Basta con hacerle una pregunta para que estalle en algo parecido a regaño; sin que venga al caso llega a reclamar el por qué se le presiona tanto, que ella no puede estar al mismo tiempo en un lugar y en otro, que eso lo deben entender también las personas que la auxilian en este proceso electoral porque al final de cuentas la dejan sola con todos los problemas encima cuando ella misma ha repartido responsabilidades en cada uno de sus ayudantes.

Y es que la cosa no es para menos, si se toma en cuenta que el primer distrito de Nayarit es uno de los más disputados por candidatos y partidos políticos, donde Hilaria tiene que enfrentarse a la posibilidad de un triunfo de Morena en caso de que la ciudadanía vote bajo la inspiración de Andrés Manuel López Obrador y se incline definitivamente por el ex perredista y ahora morenista Pavel Jarero Velázquez, si es que el sufragio llega para éste en cascada.

También por allá se está en espera de que la candidatura a esa diputación se la lleve finalmente el ex priísta y ahora panista-perredista y del MC, Jorge El Peque Vallarta, sujeto actualmente a la decisión de la autoridad electoral, el cual vendría a significar sangre nueva en este proceso y sin la negativa fama del eterno cazador de curules y de escaños, al igual que el candidato de Nueva Alianza, el maestro Ricardo Sánchez Mártir, quien cuenta en ese mismo primer distrito con una parte importante del magisterio.

Entre tanto, la figura más popular en cada evento político que se lleva a cabo en la entidad sigue siendo el priísta Manuel Cota Jiménez, actual delegado del partido tricolor en el vecino estado de Jalisco donde habrá también elección de gobernador.

Siempre es el último en abandonar los escenarios de campaña, cuando viene en calidad de simple ciudadano a pasar lista de presente. Y es que la gente lo rodea de tal manera que no le permite dar un paso hacia la salida del evento, lo apapacha, todo mundo se quiere fotografiar con él a través del selfies -¿así se dice?-, le tratan asuntos que parecen interminables, lo bromean y, en pocas palabras, lo acaparan.

Y uno llega a la conclusión de que si toda esa gente hubiera votado por Manuel, otro hubiera sido el resultado de junio de 2017.

Desde que entró el mes de abril, los niños en edad escolar duermen todo el día para poder reponer lo de la levantada temprano, una hora antes de lo debido, para poder acudir a la escuela con este maldito horario de verano.

Hay estados del país donde mandaron a volar, de plano, este adelanto del reloj, y es que, además de la hora menos de sueño, resulta severamente perjudicada la salud de los humanos, el aparato digestivo que lleva las consecuencias de un decreto presidencial, los trastornos en general que provoca esta medida sólo favorable para los gringos que logran adaptar el horario a sus conveniencias, y todo ese desmadre al que ya deberíamos renunciar, mediante otro decreto, para bien de niños, jóvenes, adultos y ancianos que año con año, de abril a octubre, padecen cada vez menos mexicanos. Qué envidia, ¿no?