Edición del Día

Relacionadas

CON PRECAUCIÓN: Palabras, palabras

Por Sergio Mejía Cano


REDESCUBRIENDO: Construyendo Relaciones Sanas.

Por: José Miguel Cuevas Delgadillo.


¡No te rías! ¡eh?

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


NUMINOR: ¿Realmente estamos en los Tiempos Finales?

Por Agustín Almanza Aguilar


VISORÍAS

POR JORGE S. CASILLAS BARAJAS


CON PRECAUCIÓN: Bancarrota en muchos aspectos

Por Sergio Mejía Cano


LA CREME: CAERÁN LOS CACIQUES SINDICALES

Por Norma Cardoso


VISOR NAYARITA: LIBERALES NAYARITAS CELEBRAN SU SEGUNDO CONGRESO ESTATAL.

Por: Francisco Pérez Gómez.



CON PRECAUCIÓN: Cobros que no deberían de existir

Por Sergio Mejía Cano

28 / Junio / 2018

Se dice que no es ético escribir en una columna de opinión tanto en primera persona como de asuntos personales en sí; sin embargo, en ocasiones es necesario para darle sustento a una idea o un comentario.

Trabajando un servidor en las oficinas de la otrora orgullosa ruta de la costa occidental, el Ferrocarril del Pacífico, al departamento de Ingresos-Fletes, llegaban cuentas del Gobierno bajo una forma determinada que así se designaba. En dicha forma se especificaba el servicio prestado por el ferrocarril a ciertas áreas del Gobierno Federal, sobre todo a la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) tanto por el arrastre de impedimenta militar como de fatigas de tropa a bordo de trenes de pasajeros, fatigas que se manejaban a bordo mediante otra forma que autorizaba a viajar sin costo a los militares a bordo; y así, en los arrastres en trenes de carga de material militar, la cuota tonelada kilómetro era en ceros, solamente era un requisito de control y nada más, sin que hubiese un pago de por medio por ser, precisamente, cuentas de gobierno.

Y ya como conductor de trenes, al llevar en un tren de carga material militar, tenía que comprobar que este iba amparado por su conocimiento o guía de embarque, guía que mostraba que no había cobro alguno por el arrastre; y cuando en trenes de pasajeros viajaba una tropa de militares, el encargado al mando de la misma presentaba una forma que amparaba el número de los elementos que componían la fatiga de soldados a viajar o también la presentaban en la taquilla de boletos en donde se le proporcionaba un pase o boleto colectivo en una forma especial para ello, y sin cobro alguno.

Esto viene a colación debido a que siempre me llamó la atención el que precisamente los gobiernos de los tres niveles, federal, estatal y municipal tuvieran que pagar por luz y agua, así como el combustible para los vehículos que dan servicio a estos gobiernos; no a los empleados en sí, sino para los vehículos de las dependencias gubernamentales y nada más.

Si se suponía que los energéticos eran del mismo gobierno, pues entonces no habría motivo para que el mismo gobierno se cobrara y pagara a sí mismo, si la energía eléctrica era del gobierno, pues tendría que ser obvio que tuviera que abastecerse a sí mismo en todo el país proporcionando esta energía sin costo para estos tres tipos de gobierno; sin embargo, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) cobra desde siempre su cuota como a cualquier particular.

Y pongo el servicio de la CFE en tiempo pasado porque hoy en día se dice y se ha documentado que la mano de la Iniciativa Privada (IP) ya está metida en la CFE y demás energéticos, por lo que es de pensarse que si siendo administrada esta compañía paraestatal por el mismo gobierno federal le cobraba y le cobra a los tres niveles de gobierno, pues entonces que se podría esperar en caso de ya estar completamente privatizada la CFE.

He aquí uno de los principales peligros de que se le estén otorgando los bienes nacionales a la IP, pues los inversionistas jamás se han considerado ni se creen hermanas de la caridad, por lo que pagas o pagas; y si hoy en día que se supone no ha sido entregada la energía al cien por ciento a la IP, aun así no se condonan las deudas de los gobiernos, menos se hará cuando sea la energía de todo tipo completamente propiedad de la IP.

Es común oír que algunas veces se ha dado en llamar al Gobierno como papá, así que el ejemplo a seguir podría ser considerado chusco o tal vez fuera de lugar, pero creo que ilustra más o menos lo que quiero tratar de explicar: Si papá gobierno se cobra a sí mismo por lo que es de la Nación, es como si un padre de familia les cobrara a sus hijos por la luz, agua y gas que se utiliza en casa; y si uno de sus hijos o más de ellos no pueden pagar por equis motivo la cuota que les exige su papá, entonces el papá ya no los deja encender la luz de su cuarto ni la tele ni la radio ni nada que utilice luz eléctrica, tampoco los deja que se bañen porque no han pagado el agua, y no deja que su mamá les guise la comida a sus hijos porque deben el gas también.

Igual el gobierno federal que se cobra a sí mismo y a los estatales y municipales, por lo que pertenece a la Nación y que debería garantizar para que nunca faltara la luz y el suministro de agua sobre todo por ser de vital importancia para la vida. Así que si alguien corta el suministro de agua, debe de ser acusado de lesa humanidad, porque se atenta contra la vida de nuestra especie.

Sea pues. Vale.