Edición del Día

Relacionadas

Entrevist-arce: LILIANA HERNÁNDEZ CANTANTE -SEGUNDAY ÚLTIMA PARTE-

RIGOBERTO GUZMÁN ARCE


Comodidad, la clave

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


CON PRECAUCIÓN: Ni modo que digan que sí es cierto

Por Sergio Mejía Cano


NUMINOR: La Música, Elemento Creativo Insustituible

Por Agustín Almanza Aguilar


ATISBANDO EN LA BAHIA: Brotan casos de Hepatitis en Santiago Ixcuintla.

Por: Roberto Cervantes Flores


VISORÍAS

POR JORGE S. CASILLAS BARAJAS


¡Respétalos siempre!

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


CON PRECAUCIÓN: Camine no contamine, siempre es mejor

Por Sergio Mejía Cano



CON PRECAUCIÓN: Ilusiones a la expectativa

Por Sergio Mejía Cano

06 / Julio / 2018

Pues vaya que ha despertado muchas expectativas el triunfo de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en buena parte de la ciudadanía, sobre todo en quienes creyeron y votaron por él, aunque también entre quienes a pesar de odiarlo y tomarlo por un loco mesiánico y que votaron por él, hay cierto dejo de esperanza de que en verdad algo o todo cambie en nuestro país.

Entre un grupo de compañeros jubilados del ferrocarril desde luego que no se hizo esperar la ilusión de a ver si ahora sí se les da respuesta a los miles de demandas laborales que ya rebasan los 20 años desde que se iniciaron. Dichas demandas de los empleados ferroviarios corresponden para que se dé un ajuste a dicha jubilación que quedó muy baja, y si bien se dice que peor es nada, aun así se ha peleado para que sean más justas económicamente. También se está peleando un ajuste por falta de liquidación para los trabajadores que no alcanzaron jubilación y que de acuerdo a la Ley Federal del Trabajo que señala que dicha liquidación tendría que ser de acuerdo a los salarios que se percibían en el momento de la liquidación y que muchos siguen esperando, los que quedan vivos, que sea acorde a dicha ley, y un largo etcétera de detalles que por el momento no viene al caso mencionarlos.

Pero para mucha gente estas expectativas ya deberían de estarse viendo, sin ponerse a pensar que AMLO aún ni siquiera ha sido nombrado presidente electo oficialmente, así ya lo hayan felicitado las cúpulas del gobierno federal actual y demás candidatos y que hasta el presidente gringo Donald Trump ya lo felicitó y reconoció su triunfo.

Y en este tenor, si ahora ya hay gente esperando resultados, también hay personas que creen que el mismo día 2 de diciembre próximo ya estarán mirando cambios al por mayor y todo eso, pero nada más lejos de la realidad porque es obvio que en estos cinco meses que aún le quedan a la actual administración de Peña Nieto, algo podría suceder que posiblemente lo primero que informe AMLO a la Nación, será dar a conocer que le dejaron la casa muy tirada y hecha un desastre, a tal grado, que se tendrá que comenzar de cero y que tal vez los seis años próximos no sean suficientes para cumplir con tales expectativas, pero que la lucha se tendrá que hacer. Porque podría pasar algo similar a como ocurrió en la actuales administraciones estatal y municipal de Nayarit y Tepic, respectivamente, que se informó que se encontraron las arcas vacías y que por ende no hay dinero suficiente para al menos paliar lo más indispensable del gasto corriente. Ojalá y no sea así.

Son tantas las expectativas en el gremio ferroviario que existe la esperanza de que ahora sí se ponga en su lugar al sempiterno líder y dirigente sindical de los ferrocarrileros Víctor Flores Morales quien hoy en día es uno de los dirigentes sindicales con más denuncias y demandas en su contra por infinidad de anomalías en el manejo del dinero de las cuotas y sobre todo del presupuesto otorgado para el Fideicomiso del pago de jubilaciones y desde luego del pago a los beneficiarios de los que han ido falleciendo y que se les tiene que cubrir a los deudos sus cuatro meses de marcha.

También existe la esperanza de que se le obligue a Flores Morales a dejar de cobrarles la cuota sindical al personal jubilado que en sí y de acuerdo a los nuevos estatutos sindicales, los jubilados quedaron fuera de esta agrupación por lo que ya no deberían de descontarles esa cuota sindical; y si bien en la hoy Ciudad de México una asociación de jubilados del ferrocarril ya ganó en última instancia una demanda por este motivo y a pesar de tener el laudo a favor, el gobierno federal ha hecho caso omiso de esta sentencia que dicta que las cuotas que se le han quitado a los jubilados ferroviarios desde el año 2000 a la fecha, se les tienen que reintegrar a los jubilados, pero nanay. Todo sigue igual.

Lo único que queda es que a partir del dos de diciembre de este año, será estar mandando cartas y cartas a la Presidencia de la República para ver si algún día hacen caso de que se investigue al actual líder sindical ferrocarrilero y se solucione de una vez por todas lo de las demandas laborales, muchas de las cuales ya están ganadas, sobre todo en la Junta de Conciliación y Arbitraje Federal en Hermosillo, Sonora.

Se tiene la plena convicción de que sí hagan caso a la queja ciudadana en la Presidencia de la República, porque al menos en el sexenio de Miguel de la Madrid, sí atendieron a un compañero ferroviario.

Sea pues. Vale.