Edición del Día

Relacionadas

¡Bájese de ahí muchachito!


Antes de morir, ¡Hazlo!

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


ATISBANDO EN LA BAHIA : Los cambios necesarios de Jaime Cuevas.

Por: Roberto Cervantes Flores


CON PRECAUCIÓN: Los muertos hablan

Por Sergio Mejía Cano


CON PRECAUCIÓN: El protagonismo de Vicente Fox

Por Sergio Mejía Cano


¡Ya está decidido!

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


Decisiones equivocadas

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


¿Y tu usas guantes?

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR



El tiempo, nuestros hijos

Francisco Javier Nieves Aguilar

19 / Julio / 2018

El papá de Alberto era un hombre importantísimo y muy ocupado que trabajaba tantas horas, que a menudo debía trabajar los fines de semana. Un domingo Alberto se despertó antes de tiempo, y al escuchar que su papá abría la puerta de la calle para salir hacia la oficina, corrió a preguntarle:

- ¿Por qué tienes que ir hoy a trabajar, papi? Podríamos jugar juntos...

- No puedo. Tengo unos asuntos muy importantes que resolver.

- ¿Y por qué son tan importantes, papi?

- Pues porque si salen bien, serán un gran negocio para la empresa.

- ¿Y por qué serán un gran negocio?

- Pues porque la empresa ganará mucho dinero, y a mí es posible que me asciendan.

- ¿Y por qué quieres que te asciendan?

- Pues para tener un trabajo mejor y ganar más dinero.

- ¡Qué bien! Y cuando tengas un trabajo mejor, ¿podrás jugar más conmigo?

El papá de Alberto quedó pensativo, así que el niño siguió con sus preguntas.

- ¿Y por qué necesitas ganar más dinero?

- Pues para poder tener una casa mejor y más grande, y para que tú puedas tener más cosas.

- ¿Y para qué queremos tener una casa más grande? ¿Para guardar todas esas cosas nuevas?

- No hijo, porque con una casa más grande estaremos más a gusto y podremos hacer más cosas.

Alberto dudó un momento y sonrió.

- ¿Podremos hacer más cosas juntos? ¡Estupendo! Entonces vete rápido. Yo esperaré los años que haga falta hasta que tengamos una casa más grande.

Al oír eso, el papá de Alberto cerró la puerta sin salir. Alberto crecía muy rápido, y su papá sabía que no le esperaría tanto. Así que se quitó la chamarra, dejó el ordenador y la agenda, y mientras se sentaba a jugar con un Alberto tan sorprendido como encantado, dijo:

- Creo que el ascenso y la casa nueva podrán esperar algunos años.

Nuestros hijos son la producción de esta sociedad que nos obliga a vivir como lo hacemos, pero sólo se podría cambiar en parte si nos remitimos a nuestra niñez. ¿Cómo fue?, ¿Qué parte de lo que nos tocó se podría cambiar? Hacer memoria de esto nos puede ayudar para reflejarnos en nuestros hijos y así poder cambiar o no nuestra actitud.