Edición del Día

Relacionadas

¡Respétalos siempre!

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


CON PRECAUCIÓN: Camine no contamine, siempre es mejor

Por Sergio Mejía Cano


MONITOR POLÍTICO: NOTABLE TRABAJO EN EL PODER JUDICIAL

JULIO CASILLAS BARAJAS


NAYARIT PLURAL: PARTICIPA NAYARIT EN CONSULTA INFANTIL Y JUVENIL: VALDERRAMA DELGADO

Por Fernando Gutiérrez Meza


LAS PATADAS DE DONKEY

Antonio Siordia Carrazco


Lágrimas

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


CON PRECAUCIÓN: Dicen que con dinero todo se puede

Por Sergio Mejía Cano


LA CREME: ¿HERMETISMO SOBRE MIGRANTES DESAPARECIDOS?

Por Norma Cardoso



Conjeturas: Los partidos atrapados en su laberinto

Francisco Cruz Angulo

24 / Agosto / 2018

Los tres partidos políticos más importantes del país PAN, PRI y PRD durante 25 años compartieron el poder político en México. Sus liderazgos nacionales edificaron una partidocracia desde la que acumularon prebendas económicas y se repartieron mediante negociaciones políticas la acotación de las instituciones del Estado Mexicano de acuerdo a sus intereses patrimonialistas.

El Pacto por México fue el ejemplo más acabado de este pragmatismo político en el cual cada uno de esos partidos obtuvo dividendos políticos. Este pacto de las izquierda, centro y derecha promovido desde la presidencia del priísta Enrique Peña Nieto fue uno de los factores que aceleraron la descomposición del vetusto régimen priísta y de los partidos aliancistas y el ascenso creciente del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) otorgándole un alto grado de credibilidad al discurso antisistémico de Andrés Manuel López Obrador

Los partidos a la expectativa.-Ante el movimiento huracanado del lopezobradorismo y la manera tan rápida como el presidente electo de México configura con meses de anticipación a su toma constitucional del Poder presidencial las dirigencias nacionales de los tres partidos antes mencionados permanecen agazapados y no aciertan a definir de como enfrentarán la nueva realidad política del país y en condiciones de minorías en el Congreso de la Unión y en 19 Congresos estatales

La situación del PRI es deplorable.-En días pasados fue designada como presidenta nacional del tricolor la que fuera presidenta sustituta Claudia Ruiz Massieu. Como ningún otro competidor se inscribió para ocupar ese cargo fue ratificada por unanimidad. ¿Dónde quedó su democracia interna? Es más la impresión que nadie quiere cargar con la caja del muerto. Aquellos que se beneficiaron de la franquicia priísta durante décadas brillaron por su ausencia. La Sra. Massieu tomó el timón de un barco que naufraga.

Hoy se puede observar una total desarticulación y falta de brújula en la mayoría de los comités estatales y de los llamados sectores del partido. De no renovarse el PRI terminará en un partido testimonial

El PAN en una encrucijada.-El Partido Acción Nacional (PAN) de gran tradición democrática es hoy rehén de un grupo de empresarios y tecnócratas que viven usufructuando el poder a partir del ascenso a la presidencia de la república de Vicente Fox.

El pragmatismo sustituyó los principios ideológicos y morales. La ambición del poder los hizo cómplices de la vieja gerontocracia priísta.

Durante los últimos 18 años el PRI y el PAN fueron símbolo de corrupción e impunidad. La vieja ortodoxia doctrinaria panista fue relegada por aquellos que se subieron al barco del blanquiazul para ejercer el poder como una empresa mercantil y no como un instrumento de los ciudadanos para ejercer sus derechos y a una vida digna como seres humanos.

Aquellas víboras, alacranes y cucarachas que prometió combatir fueron las mismas que al subirse al barco panista lo condujeron a la desastrosa derrota en la elección presidencial de julio pasado.

En efecto ganaron gubernaturas, presidencias municipales, diputaciones y senadurías como nunca en la larga historia en el país como partido de oposición, pero perdieron credibilidad.

Hay tal soberbia en sus actuales dirigentes nacionales que su derrota pasada la culpan a factores externos exculpándose de los propios. De allí de negarse a dejar el control político del partido.

De implementarse las mismas reglas en la renovación de su comité ejecutivo nacional y los estatales, lo más seguro que el grupo de Ricardo Anaya continúe dirigiendo al partido so pena de provocar una profunda división interna como ya se avizora en los próximos días.

La ex candidata presidencial independiente Margarita Zavala está convocando a una próxima reunión de simpatizantes a conformar una asociación política la que podría desangrar al blanquiazul al igual que la hizo López Obrador al separarse del PRD

El PRD partido testimonial.-El Partido del Sol Azteca perdió la brújula como un partido de izquierda. Ese partido tuvo su ascenso político electoral cuando fueron dirigidos por Cuauhtémoc Cárdenas, Amalia García y López Obrador así como la participación activa de cuadros genuinos de una izquierda socialista y comunista.

Al ser excluidos por las tribus encabezadas por los chuchos y los galileos estos se convirtieron en líderes hegemónicos motivados por el clientelismo electoral con el claro propósito ganar posiciones de poder político en el aparato gubernamental. No tuvieron el menor decoro de aliarse pragmáticamente con el PAN y el PRI. Así el discurso seudo izquierdista en la tribuna legislativa sustituyó a la denuncia en las plazas pública y de frente a los ciudadanos. La negociación política por debajo de la mesa con la cúpula gobernante sustituyó al reclamo popular mediante la movilización popular.

Sus dirigentes nacionales en vez de formar y motivar nuevos cuadros políticos los excluyeron y se perpetuaron en los puestos de representacion popular, no por el voto en las urnas sino por el fácil acceso a una curul por la vía plurinominal. Por esa ruta de pragmatismo puro acumularon durante décadas poder político y económico. Y si no échenle una miradita a su actual patrimonio familiar de esos dirigentes.

Como en el actual PRD no hay proyectos de gobierno sin ambiciones políticas personales terminará como un simple satélite para vivir alrededor del blanquiazul o de Morena sin luz propia aunque le cambien las siglas como algunos pretenden