Edición del Día

Relacionadas

Lágrimas

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


CON PRECAUCIÓN: Dicen que con dinero todo se puede

Por Sergio Mejía Cano


LA CREME: ¿HERMETISMO SOBRE MIGRANTES DESAPARECIDOS?

Por Norma Cardoso


NUMINOR: El agua de Tlacote

Por Agustín Almanza Aguilar


CON PRECAUCIÓN: Aguas, que viene el coco Nicolás Maduro

Por Sergio Mejía Cano


VISORÍAS

POR JORGE S. CASILLAS BARAJAS


A VER, RESUELVA ESTO ¡Muy muy!, ¿No?

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


POR MI CUENTA: Se desfalcó el gobernador de Nayarit Antonio Echevarría García

Pedro Bernal.



REDESCUBRIENDO: A 17 años de los atentados del 11 de septiembre, ¿Qué hemos aprendido?

Por: José Miguel Cuevas Delgadillo

11 / Septiembre / 2018

La globalización y el sincretismo religioso característicos de las sociedades modernas y la proliferación de grupos sectarios que propician la violencia masiva destructiva con métodos altamente sofisticados, exigen que la reflexión crítica y la investigación científica sean los criterios de juicio para la mejor comprensión de la teología que practican. Los grupos religiosos recientes y los grupos religiosos tradicionales que se desvían de la ortodoxia histórica que practican, deben estar constantemente bajo la crítica y el sometimiento del análisis científico para tener criterios claros al respecto. En este sentido debe encaminarse nuestra reflexión. No podemos mantener una postura acrítica ante las modernas creencias religiosas, la entrada al nuevo milenio nos anunció a priori la nueva realidad en este campo. Ignorar las nuevas modalidades de lo religioso sería un gravísimo error como individuos pensantes y miembros de una sociedad cambiante. Saber distinguir los elementos teológicos que componen el sistema de creencias de nuestro grupo religioso se vuelve fundamental. Si bien es cierto que lo sucedido el 11 de septiembre de 2001 fue un caso extremo de fanatismo, no debemos ignorar que existen grupos religiosos que incurren en atentados a la integridad humana, menos espectaculares y más discretos.

En este sentido, debemos atender las palabras del crítico literario Harold Bloom cuando dice: Una nación obsesionada por la religión necesita desesperadamente una crítica religiosa, ya sea que este o no preparada para recibir un comentario de cualquier tipo sobre un tema tan problemático y personal como la relación del individuo con las convicciones del grupo: un país que se considere cristiano difícilmente podrá ver con buenos ojos a alguien que llegue con las noticias de que sus creencias no son, en absoluto, lo que aparentan ser. El crítico sorprende con su agudeza y realismo. La pregunta sería ¿los nayaritas estamos preparados para cuestionar nuestras creencias, independientemente, la diversidad que exista en nuestro estado? Estemos o no preparados debemos analizar y cuestionar nuestras lo que creemos, por qué lo creemos y en qué grado nuestras creencias perjudican nuestra vida diaria.

Existen los casos de algunos grupos de corte Pentecostés que incurren en la práctica de la confesión de fe, hacen negar a sus feligreses los síntomas de una enfermedad determinada santificando la falta de atención médica y sustituyéndola por una fe mística. Lo anterior ha provocado un sin fin de fraudes, que en algunos casos han sido fatales. Algunos grupos de metafísica también practican esta creencia. Otros, en cambio, exaltan la necesidad de diezmar u ofrendar para que te vaya bien y Dios te regrese multiplicado lo que aportaste. Algunos más santifican y adjudican a diferentes objetos el poder de hacer milagros: rosas, pedazos de la cruz de Cristo, agua traída desde Jerusalén. La lista es larga, agrupaciones religiosas que ponen en peligro la economía y la salud de sus feligreses. Por su parte, los recientes abusos sexuales de sacerdotes a niños en la actualidad han puesto en entre dicho la credibilidad de la iglesia católica. El caso del padre Nicolás Aguilar es muestra de la descomposición moral de una jerarquía que justifica la perversión sexual y hace caso omiso al dolor de las víctimas, encubriendo a miles de sacerdotes pederastas en todo el mundo con el beneplácito de obispos y cardenales. El conocido caso de Marciel Maciel es otro ejemplo de abuso sistemático y depredador.

No podemos cerrar nuestros ojos. Los abusos religiosos existen, están presentes en grupos grandes, tradicionales, de reciente creación, con apariencia de integridad y en grupos antiguos. Debemos estar muy atentos a las nuevas modalidades de lo religioso, en estos tiempos se vuelve indispensable cuestionar a qué grupo religioso pertenezco, cuál es su teología, que interpretación dan de la Biblia, cuál es su código de ética, el manejo de las recursos que administran de las entradas de diezmos y ofrendas, son abiertos al debate y a la crítica. Repensemos las creencias de nuestro grupo religioso y sus implicaciones. Hasta la próxima. *Terapeuta Familiar y Conferencista. redescubriendo@hotmail.com