Edición del Día

Relacionadas

Entrevist-arce: LILIANA HERNÁNDEZ CANTANTE -SEGUNDAY ÚLTIMA PARTE-

RIGOBERTO GUZMÁN ARCE


Comodidad, la clave

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


CON PRECAUCIÓN: Ni modo que digan que sí es cierto

Por Sergio Mejía Cano


NUMINOR: La Música, Elemento Creativo Insustituible

Por Agustín Almanza Aguilar


ATISBANDO EN LA BAHIA: Brotan casos de Hepatitis en Santiago Ixcuintla.

Por: Roberto Cervantes Flores


VISORÍAS

POR JORGE S. CASILLAS BARAJAS


¡Respétalos siempre!

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


CON PRECAUCIÓN: Camine no contamine, siempre es mejor

Por Sergio Mejía Cano



¡No me salgan con que a Chuchita la bolsearon!

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR

14 / Septiembre / 2018

Y no me salgas con que a Chuchita la bolsearon, recuerdo que me dijo mi sobrino Rafa una ocasión que acudí ante él para explicarle un asunto relacionado con un trueque entre ambos.

Esa misma frase la he venido escuchando muchas veces; por eso aquella vez tan pronto como llegué a casa me puse a indagar el origen de la misma; y fue de esta manera como me di cuenta que es cuando alguien se refiere cuando otra persona le dice una mentira.

En este 2018 me doy cuenta que la expresión a Chuchita la bolsearon cumple 300 años.

Chuchita; así se le conocía a Jesusa -una indígena que trabajaba como servidumbre en la hacienda de los españoles-. Seguido la mandaban a comprar y no venía con el mandado; el dinero se lo gastaba en otra cosa y el patrón la castigó en lugar de trabajar en la cocina, lo empezó a hacer en los chiqueros.

Su origen, es de la época de la Colonia, la frase es de uso popular, mayormente es utilizada por gente mayor. Se dice cuando se confronta con un individuo que está mintiendo o está ocultando algo. El mentiroso, expone su explicación y el otro responde, Sí, y a chuchita la bolsearon.

Se cuenta que corría el año 1685 en la época de la Colonia. Una niña que era parte de la servidumbre de nombre Jesusa pero de cariño le decían Chuchita y una de sus chambas era ir al mercado a comprar las viandas para la casa de sus patrones.

El 22 de julio de 1715 llegó Chuchita a la casa diciendo que la habían bolseado y que por eso no pudo comprar los vegetales y carne para la comida de sus patrones.

Pasaban los días y Chuchita decía lo mismo. Cuando regresaba a la casa le daban otro dinero y sí traía la compra. Unos pensaban que ella veía gente muy pobre y les daba el dinero, la conocían, tenía buen corazón y sí, Chuchita le daba las monedas a la gente necesitada, pero otras malas lenguas comentaban que lo gastaba en alcohol.

La palabras surgieron cuando un capataz se dirigía a su patrón y le iba enterar del problema de dinero que había en la cocina. Antes de que el trabajador hablara dijo: ¿Qué pasó? ¡No me salgas con que a Chuchita la bolsearon!

Chuchita no volvió al mercado, su tarea fue limpiar establos.