Edición del Día

Relacionadas

CON PRECAUCIÓN: Un servicio social sin fines de lucro

Por Sergio Mejía Cano


NAYARIT PLURAL: LA POLÉMICA DEL PRÉSTAMO ENTRE ECHEVARRIA Y CORA

Por Fernando Gutiérrez Meza


La humildad del buen Rafa

Francisco Javier Nieves Aguilar


Espadazo Municipal

Por: Mario Luna


LA CREME: EN EL PODER JUDICIAL SÍ HAY CORRUPCIÓN

Norma Cardoso


Cuarentonas su verdad

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


Hablando de mendigos

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


NUMINOR: El ‘Niño Fidencio’: Jesús Fidencio Síntora Constanzo

Por Agustín Almanza Aguilar



Estoy hablando en serio

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR

19 / Septiembre / 2018

La risa me ataca cuando me acuerdo de aquel suceso chusco que le ocurrió a mi amigo Edgar, no hace mucho tiempo.

Y bueno pues, resulta que el buen Edgar se trasladó hasta Guadalajara aprovechando sus dos días de descanso. Su intención era visitar algunos sitios culturales y pasarla bien en algún centro nocturno, en compañía de alguna dama.

Total; al llegar a la capital Jalisciense se hospedó en un hotel de mediana calidad, en el centro de la ciudad. De pronto empezó a sentirse solo y con una sensación de libertad que nunca había sentido.

De esta forma, decidió llamar a una de esas empresas de acompañantes -de esas que reparten información al salir de la central de autobuses o en el tren ligero; principalmente para hombres-.

Sin embargo entre los papeles que le dieron, encontró a uno que ofrecía literalmente el servicio masculino y en especial le llamo la atención una que se llamaba Pamela.

Después de analizar con cuidado la fotografía, se animó a llamarla. ¡Qué carajos!... Enseguida tomó el teléfono y sus manos empezaron a temblar y a sudar, seguramente por la emoción; pero de alguna manera pudo marcar el número que indicaba el panfleto. La conversación giró más o menos así:

ELLA: ¡Hola! -contestó una mujer con una sensual voz-.

EDGAR: ¡Hola!, veo que sabes de masajes y la verdad es que necesito que vengas a mi habitación y me des uno urgente. No; espera, en realidad lo que quiero es ¡sexo!; Tengo ganas de tener una larga sesión de sexo salvaje, ¡pero ya!

Mi amigo continuó hablando:

EDGAR: Estoy hablando en serio, deseo que dure toda la noche y estoy dispuesto a participar en variadas y atípicas cosas. si eso tiene un nombre que puedas pronunciar yo quiero hacerlo!. Trae toda clase de implementos, accesorios y juguetes para que te asegures que me mantendré despierto toooda la noche! Quiero que me inmovilices y que me llenes el cuerpo con lo que quieras, para después limpiárnoslo uno al otro; con la lengua o lo que tu quieras, ¿qué te parece?

ELLA: Pues la verdad suena fantástico; pero señor, para hacer llamadas externas primero necesita marcar el 09 -. TAN-TAN.