Edición del Día

Relacionadas

EL RITMO DE LA VIDAÑ Con unos sí, con otros no

Por Pepe Reyna


¿SABEN COMO ME SIENTO? ¡A toda madre!

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


¡Caso cerrado!

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


Entre la espada y la pared

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


¡Piénsalo bien!

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


Limpieza del corazón

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


Momento Político: BAJA CALIFORNIA Y PUEBLA, DOS BASTIONES POR MUCHOS AÑOS DEL PANISMO SE DESMORONARON. EL PRI SIGUE DANDO TUMBOS Y VA EN PICADA.


Por Brígido Ramírez Guillén


CON PRECAUCIÓN: Para lo que sirven los cargos plurinominales

Por Sergio Mejía Cano



LA CREME: Ejidatarios de Pantanal, no se rinden, hablan con AMLO

Por Norma Cardoso

14 / Mayo / 2019

El viernes 10 de mayo, después de celebrar a nuestras mamás, la periodista Lulú Mercado y quien escribe esta columna, a las 6:15 de la tarde, nos enfilamos rumbo al aeropuerto Amado Nervo localizado en Pantanal, municipio de Xalisco. Íbamos a acompañar a los ejidatarios que les fueron expropiadas sus tierras, precisamente para edificar el mencionado aeropuerto.

Decidimos hacer una parada en una conocida farmacia para comprar agua embotellada, para irnos hidratando en el camino.

Se nos hizo raro que no hubiera ninguna patrulla resguardando el camino al aeropuerto como en otras ocasiones. Llegamos, aproximadamente, a las 6:40 p.m. Entramos a las inmediaciones del aeropuerto, después ingresamos al estacionamiento, vimos que adelante de nosotros iba el activistasocial, Miguel Ángel Arce Montiel.

Buscamos dónde estacionarnos, y detuvimos la marcha. Ahí, estaban cerca de veinte personas, algunas en grupo, y otras dispersas, esperando poder hablar con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Poco a poco iban llegando más, hasta alcanzar la cifra de poco más de cuarenta personas, las cuales llevaban sus cartulinas blancas y de colores con mensajes alusivos al no pago por sus tierras expropiadas. Iban muchas personas mayores con la esperanza de que este gobierno federal sí les apoyará en su asunto, que tiene varias décadas sin solución.

A las 7:20 aproximadamente, ingresaron cinco suburban iguales, color plata, con los vidrios polarizados, excepto los delanteros, solo una se colocó en dirección a la puerta de salida de los pasajeros.

Serían las 7:35, los ejidatarios de Pantanal y quienes los acompañamos dejamos nuestros lugares del estacionamiento y decimos aproximarnos a la puerta para estar más cerca de López Obrador.

A las 7:50 comenzamos a escuchar el sonido del avión. El presidente estaba llegando. Visualizamos al llamado Super delegado, Manuel Peraza Segovia, acompañado por tres personas, se veía molesto, ¿sería porque éste les había dicho a los ejidatarios que el presidente llegaría hasta el sábado?

Veíamos a un Miguel Ángel Arce Montiel tranquilo, aunque imaginábamos que estaría nervioso, esperando que fueran escuchadas sus peticiones, pues, no ha de ser algo fácil abanderar este tipo de asuntos que llevan años y no llega a un final.

Aterrizó el avión y comenzaron a salir los primeros pasajeros, uno de ellos, fue Guadalupe Acosta Naranjo, que caminaba a pasos agigantados, como que tenía mucha prisa. A través de la puerta de cristal, sé veía que se acercaba López Obrador, a su lado venía la Senadora Cora Cecilia Pinedo Alonso, pero, se quitó de su lado, ya que había varias personas queriéndose tomar una foto con AMLO.

Una vez que terminó con la sesión de fotos, al llegar a la puerta, iba a salir por un espacio amplio que había, sin embargo, las personas de seguridad del aeropuerto le indicaron que, se dirigiera a su camioneta,porlas cintillas negras (como las que utilizan en los bancos para dividir las filas), él muy obediente siguió esas indicaciones.

Apenas había salido, cuando una fuerte voz le dijo: ¡Señor presidente! ¡Sea usted bienvenido! Era una nieta de un ejidatario. Hasta se sorprendió el presidente. Fue ahí cuando nos acercamos a él. Los ejidatarios de Pantanal, pudieron hablar con el presidente. Le expresaron que necesitaban de su apoyo, algunos le dijeron su edad y que temían morir sin que se les pagara. Otra persona le hizo saber a Obrador que el dinero ya estaba en el FIFONAFE (Fideicomiso Fondo Nacional de Fomento Ejidal), solo usted presidente puede ayudarlos para que les paguen. Lulú Mercado, tomaba video y fotografía de este momento; mientras que yo grababa el audio con mi Tablet.

Señor presidente, si usted no ayuda a esta gente, no les van a pagar, ya se murieron muchos esperando el pago, comentó un abogado, que apoya el movimiento. El presidente les contestó: sí, pero, tengo que ver de qué se trata.

Ya hemos hablado con el Procurador (Agrario), con Román (SEDATU), le dijo Arce Montiel al Presidente de la república. Pasado mañana lo voy a ver, voy a ver a Román- le respondió AMLO.

Antes de subir a su camioneta, de nueva cuenta charlé unos minutos con el presidente, y hasta nos carcajeamos por algo que escuché mal. Subió a su camioneta, antes de arrancar, de nueva cuenta nos acercamos; ahí, la señora que le dio la fuerte bienvenida, le volvió a decir que los apoyaran. ¿Y no los está apoyando un Senador, un diputado federal o local? Ningún diputado o senador, señor presidente, le respondí (Y me vino a la mente cuando Francisco Castellón Fonseca, anduvo dizque apoyando).-No, nadie, .dijo la señora,- solo un licenciado, deje le hablo, y le echó el grito a Miguel Ángel Arce.

El domingo nos vemos en Bahía de Banderas, le dijo Obrador a Arce Montiel.

Todos se fueron con la esperanza que ahora si habrá solución a sus peticiones.