Denuncian corrupción en las defensorías de oficio

16 / Mayo / 2019

Por: Mónica Carrasco.

Santiago Ixcuintla.- En los últimos días se ha visto como han estado exhibiendo en los medios de comunicación masivos la corrupción que imperaba en el poder judicial de Nayarit, cuyos titulares hasta hace unos meses, quedaron inhabilitados para ejercer sus profesiones por diversas irregularidades efectuadas en el sexenio pasado.

Estás acciones han sido muy bien vistas por la ciudadanía que se pregunta: ¿Y para cuando van a correr a los corruptos Defensores de Oficio que aún siguen laborando en los juzgados del municipio de Santiago Ixcuintla?, ¿Hasta cuándo vamos a seguir soportando a sujetos insensibles e inhumanos? que están al mande usted de las personas adineradas olvidándose por completo porque y para que fueron contratados dentro de los Juzgados. donde no tienen porque cobrar ni un solo centavo por brindar la atención a quienes no tienen recursos económicos para contratar un abogado que los defienda, pues para eso se les paga un sueldo y si no están conformes, que renuncien y le dejen su puesto a uno de los cientos de desempleados que harían mucho mejor sus trabajo expresan quejosos de este y otros municipios que no ven para cuando hagan el cambio de nuevos Defensores de Oficio como ya sucedió en otras localidades de la zona costera del norte de Nayarit, donde el efecto domino se dio por corrupción comprobada y después de la caída de Pedro Enríquez Soto, como presidente del Tribunal superior de justicia de Nayarit tras la suspensión provisional del magistrado que está relacionado en el procedimiento de responsabilidad administrativa número PJE-TSJ-P-PRA-01/2019, en el que se le atribuyen diversas actuaciones en torno al caso de acreditados del Infonavit que fueron perjudicados por presuntas irregularidades procesales.

Para que exista una verdadera impartición de justicia se necesita que se haga una depuración dentro de los Juzgados de todo el estado empezando con los Jueces, Secretarios de Acuerdo y con los Defensores de Oficio, estos últimos deben de cambiarlos cada dos o tres años, porque estos después de un tiempo se corrompen y luego no sirven para nada expresan quejosos del municipio de Santiago, refiriéndose en particular a un tal Rogelio N, quien desde hace un tiempo para acá ya no está haciendo bien su trabajo y atiende de muy mala gana a quienes acuden a demandar sus servicios.