Finalizan festejos a San Isidro Labrador, en Ahuacatlán

22 / Mayo / 2019


AHUACATLÁN//FRANCISCO J. NIEVES


Con una tradición de poco más 15 años, los habitantes de la colonia Demetrio Vallejo y los agricultores de este municipio estuvieron de fiesta ayer al celebrar el fin del novenario a San Isidro Labrador, en una tarde-noche esplendorosa y bajo un ambiente plagado de fraternidad.

El templo religioso que en su honor se erige en este asentamiento lució exquisitamente pulcro, limpio y con adornos varios, mientras que en el exterior se montó un entarimado para el evento cultural que inició al oscurecer y que terminó poco después de las 10 de la noche.

Las actividades festivas empezaron con la misa que se ofició a partir de las seis de la tarde para luego proseguir con los bailes folclóricos y música de mariachi en vivo; todo esto con el apoyo de las autoridades municipales.

El olor a churros, a tacos y otros antojitos invadieron la atmósfera y como punto final se hizo la quema de un castillo de fuegos pirotécnicos, el cual por cierto se colocó este año al extremo contrario del lugar de costumbre, por la calle Galeana.

La celebración a San Isidro Labrador, cabe explicar, data de hace más de 15 años; esto es por iniciativa de Heriberto Muñoz, quien alguna vez le comentó al entonces párroco de Ahuacatlán, Ramón Golláz, que se sentía la necesidad de alegrar la colonia con un festejo popular.

El citado sacerdote fue quien sugirió que este templo fuera dedicado a San Isidro Labrador, a quien se celebra en España cada 15 de mayo en Madrid, España, como el santo patrón de los agricultores.

San Isidro nació en 1082 en una familia de campesinos muy pobres, por este motivo sus padres no pudieron enviarlo a la escuela, pero en casa le enseñaron el amor a Dios, la caridad con el prójimo y la importancia de la oración y los sacramentos.