Edición del Día

Relacionadas

Entre la espada y la pared

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


¡Piénsalo bien!

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


Limpieza del corazón

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


Momento Político: BAJA CALIFORNIA Y PUEBLA, DOS BASTIONES POR MUCHOS AÑOS DEL PANISMO SE DESMORONARON. EL PRI SIGUE DANDO TUMBOS Y VA EN PICADA.


Por Brígido Ramírez Guillén


CON PRECAUCIÓN: Para lo que sirven los cargos plurinominales

Por Sergio Mejía Cano


EL RITMO DE LA VIDA: AMLO: ni tanto que queme al santo ni tanto que no lo alumbre

Por Pepe Reyna


¡Cállate y contesta!

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


¡Nunca te rindas!

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR



Padres solteros, retos

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR

22 / Mayo / 2019

Se habla mucho de las madres solteras, del esfuerzo que este tipo de mujeres realizan para sacar adelante a sus hijos; pero, ¿y en el caso de los padres solteros?...

Sin duda, hay ser un padre soltero debe ser uno de los trabajos más duros; tal vez debido a un divorcio, muerte o quizás hubo crías fuera del matrimonio. De cualquier forma los padres solteros transitan por un camino duro. He aquí unos ejemplos:

Reynaldo se divorció hace cuatro años. Su esposa dejó a sus dos hijos cuando tenían ocho y dos años. Al principio los visitaba una o dos veces al mes, pero luego se olvidó por completo de ellos; se volvió a casar, tuvo un nuevo hijo y desde entonces no la han vuelto a ver.

A partir de ahí no conocen más madre y padre que el hombre que se levanta todos los días a las 6 de la mañana a prepararles un licuado con huevo y una torta para el recreo.

Nacido en Ixtlán del Río hace poco más de 40 años, Reynaldo trabajaba en una empresa constructora que se instaló provisionalmente en Ixtlán, pero a raíz de su separación ya no pudo rolar turnos, porque no había quien cuidara de sus hijos. Abandonó su empleo, buscó trabajo en el gobierno ofreciéndose como chofer. Esto fue lo único que pudo combinar con su nueva faceta de padre soltero.

Para dar de comer a sus hijos pasa a recoger comida a casa de su madre. Sus hijos ya tienen 12 y seis años; él ya es un maestro en el uso de la lavadora y la plancha. Pensó en volver a casare pero cuando vio que su novia no era muy amable con sus hijos prefirió seguir solo.

Antonio, también de Ixtlán, es padre a medias. Nunca se casó pero reconoció a su hijo. Acordó con la madre compartir todas las responsabilidades, desde económicas hasta emocionales; llevarlo y recogerlo de la escuela, darle de comer y hacer la tarea con él tres días a la semana y tenerlo todo un fin de semana cada 15 días.

Afortunadamente tenemos una muy buena relación, ya llevamos cinco años así y todo ha funcionado muy bien, pero fue difícil adaptarme, sobre todo cuando estaba recién nacido, ella me dejaba las mamilas, pero era no dormir para darle de comer, para checar que respirara.

Un día no paraba de llorar no sabía qué hacer y me asusté mucho. Lo llevé a urgencias. Luego ella me surtió de medicamentos y me explicó todo lo que debía hacer cuando enfermara. También me costó trabajo bañarlo, al principio mi hermana iba a ayudarme.

Don Andrés tiene 64 años, quedó viudo con cuatro hijos solteros y uno casado. Enfermó gravemente y ya no pudo seguir como mecánico, tuvo que cambiar su rol de vida, aprender a cocinar, lavar a mano, planchar, hacer el quehacer de su casa, buscar trabajos vespertinos, olvidarse de las parrandas; el más pequeño de sus hijos tenía 10 años.

Hoy los dos hijos que le quedan solteros se hacen cargo de los gastos, el más chico es auxiliar de contador egresado del CBTis 27; el mayor trabaja en una tienda de auto servicio; éste apenas sí logró terminar la secundaria.

A Enrique todo le ha resultado más difícil. Su esposa le dejó a su hija de tres años. Él se deprimió mucho por el abandono. Hasta la fecha no ha logrado tener un trabajo estable; necesita algo que le permita cumplir su labor de padre y madre.

Cuenta que de pequeña la traía consigo a las 10 o 12 de la noche para no dejarla sola. En ese tiempo lo más difícil era cuando se enfermaba; muchas veces no halló qué hacer. Ahora que se ha convertido en una adolescente se enfrentó a otra difícil etapa: No puede explicarle sus cambios hormonales, qué tipo de toallas sanitarias comprarle ni hablarle de sexo.

Al igual que ellos hay muchos hombres que sacan adelante a sus hijos. Algunos apoyados por algún familiar pero al final logran organizarse, adaptarse y reconocer que también los padres hacen hasta lo imposible por un hijo.