Edición del Día

Relacionadas

EL RITMO DE LA VIDAÑ Con unos sí, con otros no

Por Pepe Reyna


¿SABEN COMO ME SIENTO? ¡A toda madre!

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


¡Caso cerrado!

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


Entre la espada y la pared

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


¡Piénsalo bien!

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


Limpieza del corazón

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


Momento Político: BAJA CALIFORNIA Y PUEBLA, DOS BASTIONES POR MUCHOS AÑOS DEL PANISMO SE DESMORONARON. EL PRI SIGUE DANDO TUMBOS Y VA EN PICADA.


Por Brígido Ramírez Guillén


CON PRECAUCIÓN: Para lo que sirven los cargos plurinominales

Por Sergio Mejía Cano



EL RITMO DE LA VIDA: AMLO: ni tanto que queme al santo ni tanto que no lo alumbre

Por Pepe Reyna

05 / Junio / 2019

Con motivo del tema que se desató a mediados de la semana anterior en torno a una dama nayarita que le cantó al presidente Andrés Manuel López Obrador en pleno vuelo de un avión de línea comercial Ciudad de México- Tepic, no resulta en vano profundizar en el asunto por aquello de los dimes y diretes que tal acontecimiento ha provocado entre usuarios de las redes sociales, incluso del extranjero de donde se han recibido comentarios en el idioma de cada nación.

En primer lugar, debe partirse del hecho de que este tipo de situaciones se da desde el momento en que el nuevo presidente mexicano decidió viajar en líneas áreas comerciales y hacer a un lado los aviones oficiales que vinieron utilizando anteriores mandatarios, ocupados únicamente por el propio jefe de la nación, su familia y funcionarios del gobierno federal.

Actualmente, López Obrador convive en pleno vuelo con gente del pueblo, y de ahí que sea objeto de saludos de los vecinos de asiento, solicitudes de fotos al instante con él, porras, incluso y, ¿porqué no decirlo? Hasta de actitudes de indiferencia y de rechazo por parte de quienes no comulgan con su gobierno.

Tengo entendido que mucho es lo que se le ha recomendado al presidente que guarde precauciones al respecto, que y no se dé tanto baño de pueblo, y menos en el uso de aviones comerciales en cada viaje oficial a dónde sea, ya que esto puede ser peligroso tanto para él como para quienes, ajenos a su gobierno, simples viajeros que van a lo suyo y no a convivir con el presidente de la República, podrían ser objeto de algún atentado sin deberla ni temerla.

Son muchas las muestras de simpatía que la población mexicana, en su mayoría, le expresa a López Obrador tanto en avión como en tierra,

lo cual no quiere decir que deba confiar demasiado en sus baños de pueblo, pero que tampoco opte por una lejanía extrema y por un aislamiento de sus gobernados, porque esto también puede resultar contraproducente en la relación con la ciudadanía. Es decir, ni tanto que queme al santo ni tanto que no lo alumbre.

En el caso de la dama nayarita que le cantó a López Obrador una canción con dedicatoria a su labor como presidente, aunque enmarcada en lo que es el Corrido de Nayarit- nos ha dicho la propia cantautora que su intención no fue la de lograr algún reconocimiento político o personal, únicamente agradar al jefe de la nación y reconocerle sus méritos.

Ella se ha dedicado desde sus tiempos juveniles a cantar donde se presenta la oportunidad, ya que además de ser maestra normalista jubilada pertenece a una muy numerosa familia de músicos y cantantes, desde su señor padre que tuvo sus raíces entre los Vargas, de Jalisco, y junto con sus hermanos originarios de Bellavista y Tuxpan, algunos ya fallecidos, y sus hijas que, según lo reconoce, la han superado en voz y calidad, también dedicadas al magisterio, han preferido la tranquilidad del hogar a las luces del espectáculo.

Sin embargo, Mariana o Paloma Vargas, nombres artísticos que ha llevado desde los años 70, ya tuvo la oportunidad de haber sido cantante de planta en el gobierno de Emilio M. González, junto con Paco Alvarez, Lupita Lomelí y Manolita de Córdova, para los agasajos que el ex gobernador ya fallecido ofrecía al entonces presidente de la República y a funcionarios federales de primer nivel que visitaban Nayarit.

También tuvo la oportunidad de formar parte del repertorio de Discos Orfeón, junto con el también nayarita cantautor Mario Quintero, con quien hizo algunos programas musicales de televisión para el canal 4 de Televisa, posición que rechazó después- ante la inconformidad de su representante artístico, el famoso Ignacio (Nacho) Padilla- para poder dedicarse por entero al cuidado de sus entonces pequeñas hijas y a la profesión magisterial de la que se jubiló.