El ex intendente de la CFE en Nayarit metido en problemas por comprar inmueble

27 / Septiembre / 2019

José María Castañeda

Martin el gringo Vega, dijo al reportero que la obra que está llevando a cabo el Ingeniero Magaña, ex intendente de la Comisión Federal de Electricidad delegación Santiago, en lo que anteriormente fuera el edificio de los ex miembros del sindicato de tabaqueros sección 2 era nada más estar tirando su dinero, ya que si bien aseguró le compró la propiedad a Esteban Ramos Galaviz, este incurrió en un acto de exceso de confianza, ya que de antemano estaba enterado que el edificio se encontraba en litigio judicial a demanda de los ex trabajadores de la industria del tabaco, quienes se sintieron despojados por el Chivas Ramos, como también se le conoce a Ramos Galaviz.

Este problema que ya tiene bastantes años se viene dando cuando de manera arbitraria Esteban Ramos, despojó a miles de ex trabajadores de la industria del tabaco de los bienes que se adquirieron para beneficio común de los ex trabajadores, desde los tiempos de don Emilio M. González, y de Ignacio González Barragán, cuando este fungió como diputado federal, en aquellos años Nacho González Barragán, acudía a las asambleas en los diferentes sindicatos con la premisa de hacer labor de convencimiento entre las bases, con el argumento de que se adquirieran 90 hectáreas de tierra de cultivo ubicadas en el municipio de San Blas, y de Santiago Ixcuintla, ya que de esa manera los trabajadores podrían adquirir el frijol de temporada a precios más bajos que en las tiendas de abarrotes, se adquirieron además una bloquera en la capital del estado y permisos de cantinas al por mayor, cuya ganancia se iba a repartir entre los sindicalizados, pero pasó el tiempo y los líderes de la organización jamás otorgaron un peso partido por la mitad a los trabajadores, es más ni siquiera corte de caja rendían por lo que Nacho González Barragán, don Emilio M. González, Alfredo Navarrete, y demás recua de pillos eran los que resultaban beneficiados.

Pero la situación tendió a empeorarse a la muerte de don Emilio, y a la liquidación por parte de la empresa Tabamex, en el régimen nefasto de Luis Echevarría, al cerrar las plantas de hornos de todo el norte del estado, entrando en escena Esteban Ramos Galaviz, quien apoyado en la actual diputada federal Martha Elena García Gómez, quien por aquellos años cuando era su esposo Antonio Echevarría Domínguez y ella ansiaba en sucederlo en el cargo de gobernador a su entonces esposo, ahí en un acto de audacia el Chivas Ramos, se presentó ante la ex primera dama de la entidad para ponerle a sus órdenes 10 mil trabajadores que existían en el padrón de trabajadores de la empresa Graciano Sánchez, para que lograra su propósito, cegada por la ambición de poder contar con 10 mil votos cautivos Martha Elena, no vaciló en poner a las órdenes de Esteban Ramos, el poder del gobierno otorgándole una toma de nota que no existía al sindicato apócrifo de Ramos Galaviz, luego que sin conocer de leyes se debe de dar una toma de nota a los sindicatos que cuentan con un contrato colectivo de trabajo, cosa que Esteban no tenía, Pero repito en un acto de audacia plena el chivas logró su propósito de quitarle la estafeta de los bienes a su compadre Alfredo Navarrete, quien diezmado como estaba de la mortal diabetes. finalmente murió del coraje, y entonces si ya sin nadie que se le pusiera al frente el Chivas comenzó a explotar a su gusto las 90 hectáreas, el Pro campo, y el derecho al diésel agropecuario que le daba el gobierno federal por las 90 hectáreas, el usurpador comenzó a sembrar arroz, durante 3 o 4 años y cada temporada salía con que no había utilidad porque imagínese amable lector los patos y zanates se tragaban el arroz, y finalmente vendió las tierras en algo así como 9 millones de pesos repartiendo 8 mil pesos entre menos de 200 personas, desde entonces comenzó una demanda en los tribunales, demandas que no prosperaban porque decía el Guali, una persona de Mexcaltitán que laboró en la planta de hornos en el departamento del descosido , el chivas le dio una suma de 200 mil pesos al entonces procurador Héctor Béjar Fonseca, para que parara la demanda en su contra, y la situación empeoró ahora que asegura el Gringo Vega, el angelito la vendió la propiedad del sindicato de ex trabajadores de la sección 1 al ingeniero Magaña, por lo que como vulgarmente se dice le salió otra mancha más al tigre, ya que ahora también ha sido demandado Magaña, demanda que sigue su curso en las agencias del MP por lo que habrá que ver en que termina esto, mientras seguiremos al pendiente;