Novenario a Cristo Rey, en pleno apogeo

31 / Octubre / 2019

IXTLÁN DEL RÍO//FRANCISCO J. NIEVES


León Meza y el profesor Manuel Villanueva comparten no solamente su gusto por el futbol participando con el equipo de Chivas de la categoría de súper máster, sino también sus prácticas religiosas pues ambos tomaron por costumbre desde hace algunos años subir y bajar al cerrito de Cristo Rey durante el novenario, previo al festejo que se realiza el último domingo de octubre.

Pero lo mismo ocurrió con Cuco y con Antonio, con Chepina y con Manuela y con muchos otros ixtlenses que suelen desplazarse hasta la cima de esta montaña a la que se le conocía anteriormente como el cerro de Santa Catalina.

Días de fiesta, de mucho jolgorio. Desde temprano los cohetes empiezan a escuchar por los cuatro puntos cardinales y la grey católica participa con ese gran fervor que les han inculcado las autoridades eclesiásticas.

Así, cientos de personas son las que se han estado desplazando a la cima del cerro de Cristo Rey Al iniciar el alba o al rayar el sol; al caer la tarde y también al anochecer. Subiendo y bajando escalones, reposando en los descansos, bajo un árbol, al pie de la colina, acompañado del hermano o del amigo, del vecino o compañero, del novio o de la novia.

Por convicción religiosa, para ejercitar los músculos, para conversar y convivir, respirar el aire puro; por distracción, para despejar el estrés, para cumplir una manda; o simplemente para mirar desde lo alto su paisaje, el caserío, sus avenidas, la torre de Santiago Apóstol.

Con el paso de los años esta celebración ha ido en ascenso. La fiesta se sigue fortaleciendo cada vez más, tal y como se ha observado este año.

Las misas que se celebran diariamente, tanto por la mañana como por la tarde, son una prueba de ello. Los múltiples puestos de vendimias se han incrementado, y así, la gente sigue subiendo al cerro de Cristo Rey, sumándose a los festejos. ¡Bella tradición de los ixtlenses!