Edición del Día

Relacionadas

CON PRECAUCIÓN: El que se mueve sí podría salir en la foto

Por Sergio Mejía Cano


MONITOR POLÍTICO: RESPETO A LA CARRERA JUDICIAL: ISMAEL GONZÁLEZ PARRA

JULIO CASILLAS BARAJAS


¡No seas presumido!

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


¿Es tu novia?

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


MONITOR POLÍTICO: TRABAJO INTENSO EN EL PODER JUDICIAL

JULIO CASILLAS BARAJAS


CON PRECAUCIÓN: La UCAN con el diputado Adahan Casas Rivas

Por Sergio Mejía Cano


¡Te los compro!

• La historia de la discusión de un hijo con su padre antes de marcharse de su casa...


Gimiendo de dolor

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR



¡Feliz Día del Médico!

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR

31 / Octubre / 2019

Dicen que hay buenos y malos, abusivos y comprensivos, altos y chaparros, gordos y flacos, blancos y morenos. Los vemos deambular en clínicas y hospitales, vestidos de blanco, impecables.

Es el caso de los médicos, quienes justamente hoy están celebrando su día; y aún cuando el juramento hipocrático los obliga a mantener intacta la ayuda a los demás, los dardos críticos no han dejado de ser lanzados contra ellos.

Yo no puedo hablar mal de los médicos, ¡Jamás!, pues gracias a ellos sigo en este mundo matraca; pero puedo jactarme de contar con muchos amigos galenos y mucho me gustaría nombrarlos en este espacio que elegí para ellos, pero me temo que incurriría en varias omisiones.

Sin embargo, en esta fecha tan especial no podría dejar de recordar a aquel profesional de la salud al que conocíamos como Chuy el Médico, quien tenía su domicilio en el mero corazón de Ahuacatlán, a un costado de la escuela primaria Plan de Ayala.

Jesús Espinoza Ulloa fue el médico de cabecera de la familia Nieves Aguilar. Un galeno muy acertado. Recuerdo muy bien que fue ante él con quien acudí cuando se me presentó aquella hernia inguinal con la que permanecí durante casi 20 años, orientándome sobre los cuidados que debería yo seguir. Por cierto, y sabiendo las condiciones precarias de mis padres, no nos cobró un solo peso.

Por aquellos años cobraron mucha fama también los doctores Javier Uribe y Roberto Coronado, de Ixtlán del Río. Mucha gente de Ahuacatlán solía recurrir a estos dos galenos, quienes además de todo eran muy humanistas.

En Ahuacatlán había también un doctor muy popular, un tanto estrafalario, raro, pero muy bueno para aliviar a los enfermos a base de chochitos. Me refiero al Doctor Zuno, tío al parecer de la señora María Esther Zuno, esposa del ex presidente de la república Luis Echeverría Álvarez.

Pero en fin, existen médicos antiguos ante quienes debemos quitarnos el sombrero, pero así mismo existen jóvenes que con esfuerzo están abriendo nuevas puertas en la medicina.

¡Ah!, ¡Cómo no reconocer el profesionalismo de esos doctores que siguieron todo el proceso para los trasplantes de mi hijo y de mi esposa –hace ya 10 y 3 años-, desde los que le practicaban la hemodiálisis hasta llegar a la operación a los nefrólogos del Seguro Social en Tepic, así como a todo el personal adscrito al área de nefrología del Centro Médico de Occidente.

Insisto, amigos doctores tengo muchos y todos en algún momento me han dado la mano en casos especiales, y en ese sentido debo citar el caso de los médicos Víctor Cervantes y Antonio Ruiz Flores, Manolo Andalón y Everardo Sánchez, Edgar Godínez y Oscar Saúl Martínez, Guadalupe Plata y Luis Mencías, al doctor Pedro Sánchez y a su esposa, a las doctoras Yurilia y a la doctora Vázquez, de la UMMA, a quienes debo la operación de mi nariz Desde luego que no podemos olvidar al Héctor Arciniega, del Hospital Comunitario de Ixtlán, y a la doctora Adriana Chávez, de la clínica 17 del Seguro Social.

Hay desde luego muchos galenos que apenas dan sus pininos. A ellos les puedo decir que sigan leyendo y estudiando, que apliquen siempre el criterio: Lo mejor para el paciente, no lo mejor para ustedes; que luchen siempre por tener los recursos necesarios para tratar bien a los pacientes y que su labor siempre sea bien remunerada, tanto en lo público como en lo privado.

Hoy pues, se festeja el Día del Médico, ¡Muchas felicidades a los doctores!; y gracias a quienes comprenden la naturaleza humana y aplican todos sus conocimientos sin dejar de prepararse día con día, para que sus pacientes reciban siempre la atención integral y el respeto que merecen.