Edición del Día

Relacionadas

CON PRECAUCIÓN: El que se mueve sí podría salir en la foto

Por Sergio Mejía Cano


MONITOR POLÍTICO: RESPETO A LA CARRERA JUDICIAL: ISMAEL GONZÁLEZ PARRA

JULIO CASILLAS BARAJAS


¡No seas presumido!

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


MONITOR POLÍTICO: TRABAJO INTENSO EN EL PODER JUDICIAL

JULIO CASILLAS BARAJAS


CON PRECAUCIÓN: La UCAN con el diputado Adahan Casas Rivas

Por Sergio Mejía Cano


¡Te los compro!

• La historia de la discusión de un hijo con su padre antes de marcharse de su casa...


¡Feliz Día del Médico!

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


Gimiendo de dolor

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR



¿Es tu novia?

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR

14 / Noviembre / 2019



¿Y tienes novia?, preguntó aquella vez mi buen amigo El Pili, dirigiéndose a uno de los voceadores. ¡Sí! -contestó éste con aplomo- ¿Pero seguro se van a sorprender si les digo quién es?

El diálogo tuvo lugar en las oficinas del Express; y a decir verdad, no esperábamos una respuesta positiva, por eso, los que ahí nos encontrábamos nos sumamos a esa conversación, atraídos por el tema.

De tez blanca él, complexión delgada y caminar lento, el muchacho realmente nos dio una cátedra de lo que es el verdadero amor; e incluso pronunció varias frases que, para mi gusto, están plagadas de una profunda filosofía

Al instante recordé aquella historia que me narró un amigo hace alrededor de cuatro años y que dice más o menos así:

Un día, en la soledad de la noche y en la humedad de la lluvia, iba un caminante solo y sin ilusiones. Su mente la ocupaba en revivir siempre aquel amor que le rompió el corazón; y esto solo por ser limpio y sincero, por decir la verdad con el corazón y no con la boca, pero aun así ella no escuchó.

Él, muy triste aceptó su decisión; y después de esto regresó del pasado para ver que a la orilla del camino estaba una flor muy bella. Él se puso muy feliz al ver aquel capullo. Su tristeza se desvaneció y su sonrisa floreció.

El problema es que la flor estaba algo marchita y triste ya que le hacía falta compañía, así es que la llevó a su casa. Allí reverdeció y floreció. Estaba muy feliz al encontrar viva la noble planta.

Un día, cuando se preparaba para comer, alguien tocó la puerta. Abrió y se sorprendió al ver a una linda mujer. Aunque era bella, él no se guió por lo externo, ya que el miraba el corazón:

¿Qué quieres -le dijo el caminante-

Quiero solo admirar la belleza de esa flor que sobrevivió gracias al amor y pureza del amor que usted le tiene. Pero dígame, ¿cómo se llama?

El caminante respondió:

Solo dime poeta; ¿y tú?

Me llamo vida...

Después de unos meses, se vio a lo lejos a poeta junto con la vida caminar bajo la lluvia, con una flor entre sus manos, como dos enamorados

El amor verdadero y puro que llega de repente sin que nadie lo sepa. Tal vez sea alguien que está enfrente de ti y tú no te des cuenta. Solo recuerda una cosa: Al amor hay que aceptarlo, porque el amor es agua en el desierto.