CON PRECAUCIÓN: Se vale soñar; pero bien valdría primero una autoevaluación

Por Sergio Mejía Cano

27 / Noviembre / 2020

Al abrir la puerta de mi domicilio, cae a mis pies una especie de folleto tamaño semi carta, donde en su portada y bajo el encabezado de El reactivador de Nayarit, resaltan en letras grandes y de color negro, el nombre de Manuel Peraza, y debajo de este nombre la leyenda: Toma protesta como presidente del Consejo Reactivador de Nayarit; y una fotografía en donde se mira a un Manuel Peraza en una pose poco conocida en su faz, pues está sonriente y muestra el pulgar derecho hacia arriba.

Este folleto es una hoja doblada, y en su interior se lee respecto a los objetivos esenciales y acciones a emprender, tal vez de esta reactivación; y en la contraportada, una felicitación al señor Manuel Peraza, por sus excelentes resultados obtenidos al frente de la Delegación Federal de Programas para el Desarrollo en Nayarit.

La imagen del señor Peraza es un poco inusual, debido a que luce una sonrisa, muy rara en su cotidiano andar en los medios o siempre que se le había fotografiado antes, por lo que se deduce que pretende dar otra imagen de su persona muy distinta a como siempre se ha mostrado ante la prensa o personas que lo han conocido en persona.

Es muy conocido que se diga que eso de andar repartiendo volantes o folletos de casa en casa, más bien podría significar un gasto innecesario, debido a que por lo regular mucha gente no los lee, sino que en cuanto los tiene en sus manos los tira a la calle o al cesto de basura o en su caso, los barre sin mirar lo que dicen. Y posiblemente así sucedió con esta especie de folleto promocional del señor Peraza, porque al salir a la calle para ir a la tienda, estaban muchos de estos folletos tirados a media calle, otros debajo de las puertas, dando la impresión que al abrirla se cayó dicho folleto a los pies de quien había abierto esa puerta y ni siquiera se fijó que algo cayó al suelo o si se dio cuenta, ahí lo dejó tal vez por no interesarle para nada el contenido de ese papel.

Y así en toda la cuadra que recorrí a pie, algunos de estos papeles estaban en las banquetas, otros en las cocheras, posiblemente sin llamar la atención de casi nadie.

Se entiende que este Consejo Reactivador de Nayarit es prácticamente de nuevo cuño; pero qué necesidad habría de dar a conocerlo mediante volantes y no en una inserción pagada en algún periódico o varios de ellos, aunque ya casi no haya prensa escrita; sin embargo, existen en los portales de internet, y ahí sería más probable que los viera y leyera más gente, porque lo más probable es que casi nadie haya puesto atención a este papel que más bien contribuyó a la contaminación al convertirse de inmediato más en basura que en boletín informativo.

Ahora bien: ¿por qué andar difundiendo la imagen de una persona a la que muy pocos nayaritas conocen o al menos saben su nombre? Pues obviamente que ya desde ahora, el señor Peraza Segovia se ha comenzado a dar a conocer, quizás porque en sí le preocupa que no lo conozca el grueso de la población tepiqueña y menos en el estado de Nayarit, así haya fungido como el súper delegado, puesto del que muy pocos nayaritas supieron de su existencia, porque la mayoría de la población nunca han sabido quién es en realidad, qué hace o hizo; en el entendido de que mucha gente no se entera de programas de gobierno de los tres niveles ni federal, estatal o municipal. Tan así hay gente que ni siquiera sabe el nombre de su presidente municipal, de los diputados que supuestamente los representan ante el Congreso del Estado y, mucho menos, saben o conocen a los regidores del cabildo de sus municipios; así que menos van a conocer a alguien nombrado a nivel federal como supuesto súper delegado que pocas veces dio la cara y cuando la dio por lo regular se mostraba mustio o enfadado de tener que soportar no nada más a la prensa a la que se dice que no trató debidamente; por lo que el trabajo como súper delegado más bien pasó sin pena ni gloria. Y ahora aparece en un folleto luciendo una sonrisa muy poco usual en su persona, por lo que todo hace suponer que esto es más bien como el comienzo de una campaña política, porque se corre el rumor de que este señor aspira a ser candidato para la gubernatura de Nayarit.

Claro que todo mundo tiene derecho a soñar y a cometer por lo menos una locura en su vida; sin embargo, el señor Peraza, en caso de aspirar a ser candidato al Gobierno del Estado de Nayarit, ¿se habrá hecho una autoevaluación para sopesar sus pocas probabilidades de éxito? Y esto, porque es poco conocido.

Sea pues. Vale.