CON PRECAUCIÓN: Por desgracia, la violencia en contra de las mujeres no se detendrá

Por Sergio Mejía Cano

10 / Marzo / 2021


Al igual que el 10 de mayo, día de las Madres, el 08 de Marzo, día de la Mujer, deberían de considerarse todos los días del año, pues todos los días las mamás siguen siéndolo y por ende, las mujeres no dejan de serlo, por lo que a diario deberíamos de festejar su existencia, ya que gracias a ellas, las mujeres, la raza humana ha pervivido desde su aparición en este planeta.

Y si bien el 10 de mayo se aprovecha para festejar a las progenitoras invitándolas a comer o haciendo un convivio en la casa materna, el 08 de marzo se aprovecha para celebrar a la mujer con marchas manifestando, ahora más últimamente, la violencia en contra de ellas en muchos sentidos, violencia que se podría atribuir única y exclusivamente a los misóginos, a los resentidos con su propia madre que con el tiempo, se vengan en contra de ella atacando a otras mujeres que por supuesto ni la deben ni la temen.

Es obvio que las manifestaciones de mujeres que protestan por los agravantes sufridos, por los asesinatos, por las desapariciones, por la trata, etcétera, son dignas de tomarse siempre en cuenta y no nada más en un día en específico, pues la violencia sobre las féminas es constante todos los días del año, ¿Por qué? Pues precisamente porque muchas de las veces las autoridades correspondientes no atienden sus casos de violencia sufrida tal y como debiera ser; sin embargo, también se han dado casos en que cuando el agresor de una mujer es detenido, muchas de las veces la misma víctima proclama por su perdón y que no se le castigue a quien le infringió leves o severos daños, con el pretexto de que el varón agresor es el sostén de la familia, y de que se espera de que a no lo vuelva a hacer; pero por lo regular las mujeres víctimas de violencia intrafamiliar, vuelven a ser agredidas y de nueva cuenta piden el perdón para el misógino, y así hasta la eternidad, porque las agresiones llegan a tal punto, en que llega el momento en que al agresor de mujeres se le pasa la mano y los daños llegan a ser de fatales consecuencias.

Y si bien las protestas y reclamos de las mujeres son justos y legítimos, lo que llega a opacar estas protestas es precisamente la misma violencia que presentan algunas mujeres o infiltrados de ambos sexos en las manifestaciones y marchas de protesta.

En plática recurrente entre familiares, amigos, vecinos y gente en encuentros ocasionales, referentes a cómo habían visto el que se haya amurallado el Palacio Nacional, así como el Palacio de Bellas Artes, además de otros inmuebles en la Ciudad de México, difirieron los comentarios al respecto, pues hubo quien consideró las placas metálicas como una afrenta precisamente hacia las mismas mujeres que se manifestaran en esos entornos, sin embargo, también voces a favor pues así se protegían los edificios y monumentos que en sí, son patrimonio Nacional y por ende, de todos los mexicanos, edificios y monumentos que se deberían de respetar en todo momento y circunstancia por lo que significan históricamente.

¿De qué sirve dañar un monumento o edificio histórico, si bien la mayoría de la gente está enterada de las agresiones sufridas por infinidad de mujeres a lo largo de los años; y lo mismo las autoridades y gobernantes en turno? Que hagan poco o casi nada las autoridades al respecto, los monumentos y edificios históricos ninguna culpa tienen de eso; y si hay quien piense que con dañar dichos inmuebles se afecta a las autoridades, deberían de considerar que podría ser al contrario, ya que para la reparación de los daños y quitar las pintas, podría significar algo de ganancia para quien se encargue de restaurar esos daños, pues también es muy sabido que si algo deja de ganancias a políticos, funcionarios y autoridades administrativas, son los gastos que generan esas reparaciones al duplicar y hasta cuadriplicar o más los costos de la reparación de los daños causados por manifestantes de todo tipo.

Ahora bien: si en determinado momento, al interior de una casa habitación familiar surge una disputa entre los cónyuges, y las cosas se calientan a tal grado en que llegue la agresión ya sea por parte del varón o de la mujer, aunque por lo regular en este caso en específico sería la agresión de un hombre en contra de la mujer, ¿cómo lo podrían prever las autoridades? Así que en contra de la violencia intrafamiliar poco o nada se podría hacer de momento, sino hasta que hubiera una acusación formal; pero como ya quedó dicho, si la mujer implora perdón para su agresor, pues ¿qué hacer?

Sea pues. Vale.