Edición del Día

Relacionadas

CON PRECAUCIÓN: Palabras, palabras

Por Sergio Mejía Cano


REDESCUBRIENDO: Construyendo Relaciones Sanas.

Por: José Miguel Cuevas Delgadillo.


¡No te rías! ¡eh?

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


NUMINOR: ¿Realmente estamos en los Tiempos Finales?

Por Agustín Almanza Aguilar


VISORÍAS

POR JORGE S. CASILLAS BARAJAS


CON PRECAUCIÓN: Bancarrota en muchos aspectos

Por Sergio Mejía Cano


LA CREME: CAERÁN LOS CACIQUES SINDICALES

Por Norma Cardoso


VISOR NAYARITA: LIBERALES NAYARITAS CELEBRAN SU SEGUNDO CONGRESO ESTATAL.

Por: Francisco Pérez Gómez.



AtentamenteYo

Francisco Javier Nieves Aguilar

23 / Agosto / 2018

Esta es una carta que imaginariamente se auto escribió un hombre que se encontraba en coma. Su cerebro estaba consciente y estaba a punto de morir.

Estimado amigo: Me llamo amigo porque eso es lo que quiero ser conmigo mismo ahora. Por mucho tiempo yo fui mi peor enemigo, de hecho, fui mi único enemigo.

Fui yo el que permitió que el miedo dominara mi vida. Fui yo el que se aferró a las penas del pasado para llenar mi presente de sufrimiento. Era mi propia voz la que escuchaba en mi cabeza y que me convencía de no merecer lo bueno y me hacía sentir menos que los demás.

Fui yo mismo el que me llené de inseguridades y dudas, de celos y resentimientos. Fui yo mismo el que me juzgué y me critiqué en todo lo que hacía. Yo mismo afecté mi salud y mi bienestar y fui yo mismo el responsable de los problemas de mi vida. En mí estaba la solución y en mí estaban todas las respuestas.

Fui yo mismo el acusado, el juez y el verdugo de mi propia vida. Yo mismo dicté las sentencias y yo mismo me impuse los castigos. Y, sin embargo......hoy me perdono todo, porque me doy cuenta que siempre hice lo mejor que pude.

Comprendo que fui un ser sensible y vulnerable como lo son todos los seres humanos y que las experiencias de mi vida moldearon mi personalidad. Hoy rechazo la culpa que siento por mis errores ya que en nada ayuda y nada soluciona.

Aprendí tarde, que yo era capaz de cambiar mi vida a pesar de mis heridas y de las situaciones que me rodearon. Tarde comprendí que yo era mi propio Dueño, que mis pensamientos moldearon mi existencia, que no era un esclavo de las circunstancias y que en mí estaba el poder de mejorar, de cambiar y de vivir en armonía.

Puedo ver ahora que mi vida fue maravillosa a pesar de las pérdidas y heridas que todos compartimos. Agradezco la oportunidad que tuve de ver, de oir, de sentir, de saborear, la oportunidad de compartir con otros mi vida y la oportunidad de amar a mis semejantes.

Hoy me deshago de viejos resentimientos hacia otros y hacia mi mismo. Hoy rompo las cadenas con las que yo mismo me até... Hoy me perdono por todos mis errores. Hoy admito que nadie tiene control sobre mis sentimientos.

Hoy me declaro libre de todas mis heridas. Hoy es un buen día para morir.

Me quiero.... Atentamente: La persona más importante de mi vida: YO