Edición del Día

Relacionadas

CON PRECAUCIÓN: Aguas, que viene el coco Nicolás Maduro

Por Sergio Mejía Cano


VISORÍAS

POR JORGE S. CASILLAS BARAJAS


A VER, RESUELVA ESTO ¡Muy muy!, ¿No?

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


POR MI CUENTA: Se desfalcó el gobernador de Nayarit Antonio Echevarría García

Pedro Bernal.


Momento Político: EL PRESIDENTE ELECTO AMLO CENTRA SU ATENCION HACIA LA ZONA NORTE SINIESTRADA.

Por Brígido Ramírez Guillen


REDESCUBRIENDO: Cómo Vencer el Miedo.

Por: José Miguel Cuevas Delgadillo.


Estado de los ESTADOS

Lilia Arellano


¿Vives por aquí?

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR



Tres furiosos perros

Francisco Javier Nieves Aguilar

28 / Agosto / 2018

La historia cuenta que, en la antigüedad, un gran maestro muy sabio una vez visitó un templo en el que le estaba esperando un joven monje que le iba a guiar por el camino. En el interior de aquel enorme y frío templo había tres perros que lo custodiaban.

Aunque se encontraban encadenados a un poste, la imagen de esos perros negros ladrando con furia. Con esos dientes afilados y con su mirada fija en ellos, hizo que el sabio se preocupara y con cierto miedo le preguntara al joven si era seguro pasar por ahí.

Éste, confiado por la resistencia de las cadenas asintió con la cabeza. En uno de los fuertes embates que dieron los perros rabiosos, el soporte que sujetaba las cadenas al poste cedió y éstos quedaron libres de toda sujeción. En cuestión de segundos los perros, con los ojos inyectados en sangre, corrían a gran velocidad hacia los dos visitantes indeseados.

El miedo dejo blanco al joven. Se había quedado totalmente paralizado. El maestro, en cuanto vio que los perros se dirigían con rabia hacia él, en vez de huir o quedarse paralizado por el miedo hizo algo muy curioso: miró a los perros a los ojos y se puso a correr directamente hacia ellos. Imagina la escena: tres perros rabiosos corriendo hacia el sabio y éste, al otro lado del templo, corriendo con toda su energía hacia los perros.

Entonces ocurrió algo interesante: los perros, nunca habían visto algo parecido, y al ver a ese hombre corriendo hacia ellos se pusieron a huir. El sabio, volvió con el muchacho, le sonrió amistosamente y le dijo: siempre corre hacia tus miedos.

El miedo es una respuesta natural hacia el peligro. Es una respuesta de nuestro cuerpo que nos permite permanecer con vida. Pero en el mundo de hoy, las situaciones en las que la vida está en riesgo son mínimas. Pero el cuerpo sigue alertándonos sobre situaciones que no son reales. Y nos generamos miedo!

Por ello corre a tus miedos. La mayoría viven en nuestra mente, no son reales y al ir por ellos, nos ponemos en acción y los esfumamos.