Edición del Día

Relacionadas

Entrevist-arce: LILIANA HERNÁNDEZ CANTANTE -SEGUNDAY ÚLTIMA PARTE-

RIGOBERTO GUZMÁN ARCE


Comodidad, la clave

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


CON PRECAUCIÓN: Ni modo que digan que sí es cierto

Por Sergio Mejía Cano


NUMINOR: La Música, Elemento Creativo Insustituible

Por Agustín Almanza Aguilar


ATISBANDO EN LA BAHIA: Brotan casos de Hepatitis en Santiago Ixcuintla.

Por: Roberto Cervantes Flores


VISORÍAS

POR JORGE S. CASILLAS BARAJAS


¡Respétalos siempre!

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


CON PRECAUCIÓN: Camine no contamine, siempre es mejor

Por Sergio Mejía Cano



Sé feliz con lo que tienes

Francisco Javier Nieves Aguilar

31 / Agosto / 2018

Carlitos era un niño de ocho años que vivía con sus padres y su hermanita de 11 años. Después de llegar del colegio, comer algo y descansar, jugaban un poco y hacían las tareas.

Carlitos sin embargo interrumpía sus actividades para observar a través de su ventana a otro niño que se había mudado al vecindario con sus padres y que permanecía rodeado de juguetes costosísimos.

El chiquillo admiraba a su vecino en silencio porque creía que tenía todo para ser feliz. Tenía los mejores juguetes; casi siempre estaba solo y por lo tanto no había nadie quien le dijera que apagara el televisor o el juego de video.

Los dos niños en cierta ocasión se encontraron en el parque del conjunto familiar y comenzaron a jugar.

En la medida en que compartían, Carlitos se dio cuenta que aquel niño disfrutaba mucho de su compañía. Se reía y celebraba por todo. Le preguntó por los juguetes que había visto a través de la ventana y el niño respondió:

Es lo único que tengo pero en realidad cambiaría todo eso por un hermanito que me sirviera de compañía o por la posibilidad de estar más tiempo con mis padres, porque ellos casi nunca están en casa y paso mucho tiempo y triste y solo.

Desde aquel día Carlitos comprendió que las apariencias engañan. No siempre lo que tú deseas de los otros es lo que le causa alegría. Es posible que ellos deseen tener lo que tú no valoras lo suficiente como es la compañía de tus seres queridos, tus padres, tus hermanos, tu abuelo.

La felicidad no se consigue cuando se tiene cosas; hay muchas familias que tienen de todo y no son felices. Te invito a que seas capaz de descubrir la felicidad en medio de la familia que tienes y en medio de lo mucho que te falta.