Edición del Día

Relacionadas

CON PRECAUCIÓN: Detener vehículos sin motivo aparente

Por Sergio Mejía Cano


VISOR NAYARITA: Congreso elige nuevo Ombudsman Y Consejeros

Por: Lic. Francisco Pérez Gómez


¡Quinientos pesotes!

Francisco Javier Nieves Aguilar


La jiribilla política

GenteyPoder/Tecuala/Por: Pedro Bernal


Numinor : Pequeña historia de un gran villancico navideño

Ángel Agustín Almanza Aguilar


NAYARIT PLURAL: ¡EL HERMETISMO SOBRE LA DESIGNACIÓN DEL PRESIDENTE DE DERECHOS HUMANOS!

Por Fernando Gutiérrez Meza


CON PRECAUCIÓN: Un programa de vivienda muy desvirtuado

Por Sergio Mejía Cano


Vienen mejores tiempos

Francisco Javier Nieves Aguilar



Tienen miel y aguijón

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR

10 / Octubre / 2018

Si los envidiosos hicieran sombra, en el Mundo nos quedaríamos sin Sol. Pues bien, cuenta la historia que un envidioso fue a recibir orientación de un sabio rabino -hay otra versión de la misma historia de una mujer que fue a confesar idéntico pecado al santo cura de Ars (Francia), pero lo importante no es el personaje sino la moraleja-.

Según él, su falta no era grave porque no mataba ni robaba, sólo regaba rumores. El rabino le dijo que para estar en paz con Dios, debía ir al mercado y comprar un gallo.

¿Para qué?, preguntó, pensando que el rabino no sabía lo que decía.

Muy sencillo: después de comprar el gallo comienza a quitarle las plumas una por una y las tiras por el camino. Cuando regrese acá, a la sinagoga, él gallo debe estar desplumado.

Por obediencia, no por ganas, esa persona hizo exactamente lo que le habían dicho y, cuando llegó con el gallo desplumado donde el rabino, éste le dijo que ahora debía volver sobre sus pasos, recuperar las plumas y ponérselas de nuevo al animal.

Es imposible recuperarlas y, aunque recoja algunas, no se las puedo poner; el daño ya está hecho, repuso el envidioso.

Así es, dijo el sabio consejero, cuando usted le roba el honor a alguien ya no se lo puede devolver, porque uno es dueño de su silencio y esclavo de sus palabras. Además, el chisme es una bola de nieve que crece y crece de un modo descontrolado.

Difundir calumnias o escucharlas es otra manera de matar y de robar: al difamar usted ahoga la respetabilidad de alguien y mata la confianza que se ha ganado. En un segundo acaba con una persona o una relación sin medir las consecuencias de sus actos.

La calumnia es una falsa acusación que daña la honra de alguien y casi siempre va en compañía de la envidia. Son un dúo diabólico con la fuerza del huracán y la voracidad de un millón de termitas: pisotean la dignidad de las personas, destruyen relaciones, debilitan el amor y aumentan la desconfianza.

Pero lo más delicado es que las calumnias circulan por ahí sin problema, amparadas en unas frases que dan licencia a los de moral elástica para lo que sea; es un rumor, se dice, parece que, se cuenta.

Así se evade cualquier responsabilidad, se acallan los escrúpulos y se tiene permiso para denigrar y asegurar lo peor, sin necesidad de confirmar o corregir.

Bien, pueda ser que estas líneas despierten la conciencia de algunos lectores y, a lo mejor, de algunos ciudadanos demasiado comunicativos para que piensen lo que dice un proverbio suizo: Las palabras son como las abejas; tienen miel y aguijón.