Edición del Día

Relacionadas

Me caí del mundo y ni sé por dónde se entrar: PARA MAYORES DE 50 AÑOS...

EDUARDO GALEANO
Periodista y Escritor Uruguayo.


Par de locos

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


Momento Político: ¿HABRÁ NUEVO RUMBO EN EL GOBIERNO DE ECHEVARRÍA GARCÍA?

Por Brígido Ramírez Guillén


CON PRECAUCIÓN: Asaltos a los trenes en todo su apogeo

Por Sergio Mejía Cano


POR MI CUENTA.

Por: Pedro Bernal


EL RITMO DE LA VIDAÑ Con unos sí, con otros no

Por Pepe Reyna


¿SABEN COMO ME SIENTO? ¡A toda madre!

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


¡Caso cerrado!

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR



CON PRECAUCIÓN: Desayuno entre amigos

Por Sergio Mejía Cano

23 / Noviembre / 2018

No es necesario llegar a la tercera edad para poder confirmar aquello de que todo tiempo pasado fue mejor, pues esto lo podrían decir infinidad de personas tengan la edad que tengan, porque lo que pasó ayer, difícilmente podría volver a pasar hoy del mismo modo.

En cualquier ámbito en que se haya desarrollado una persona, siempre y por lo regular le llegará el recuerdo de cuando se inició en ese determinado ámbito, trabajo, relación amorosa, música, bailes, relaciones personales de todo tipo, etcétera; siempre, le llegará el recuerdo de tiempos pasados y podría en determinado caso que sí, que sí fueron mejores que hoy en día.

Tal es el caso de muchos periodistas nayaritas que añoran tiempos pasados en que sí se les respetaba y tomaba en cuenta, porque se tenía presente por ciertos sectores de la sociedad y de gobierno en sus tres niveles, que los comunicadores son en cierta forma los intermediarios entre esos sectores de la sociedad y gubernamentales, porque en sí los periodistas son un eslabón para que la política transcurra en el país con la importancia de hacer y formar opinión.

En un desayuno de amigos que un señor de nombre Jesús Vega le ofreció al periodista y escritos don Bernardo Narváez Ávila para celebrar sus 63 año de amistad y por haberse conocido desde el primer año de primaria, don Bernardo rememoró sus inicios como profesor y su incursión en el periodismo y, obviamente tenía que recordar que aquellos años pasados los periodistas llegaron a tener una buena relación con las clases gobernantes aun sin ser afines los comunicadores a algún partido político y desde luego sin tener que rendir pleitesía a nada ni a nadie debido a esa buena relación.

Puso énfasis Narváez Ávila en cuando en 1991 él y un grupo numeroso de los periodistas de Nayarit, formaron el Club de Columnistas y Articulistas de Nayarit (CCAN) en donde se aglutinaron al menos 50 periodistas nayaritas, en donde se dispuso que hubiera un coordinador del CCAN cambiándolo cada tres meses; sin embargo, en 1994 se decidió nombrar un coordinador pero que su cargo durara un año, y a petición general de la agrupación don Bernardo fue elegido como director y coordinador de esta agrupación de periodistas a la que de inmediato le dio el visto bueno el entonces gobernador de la entidad, don Celso Humberto Delgado Ramírez, quien los apoyó de tal manera que hasta les proporcionó un local para que llevaran a cabo sus sesiones y reuniones cito en la avenida México 173 sur, prácticamente en pleno centro de la ciudad; pero incluso recordó Narváez Ávila que ya desde antes todavía sin haber formado el CCAN, habían recibido en su mayoría los próximos integrantes un gran apoyo del antecesor de don Celso Humberto Delgado, que fue el llamado amigo Emilio Manuel González Parra, quien brindó un buen apoyo a los chicos de la prensa sin distinción y mucho menos sin importarle si lo criticaban o no, pues siempre demostró don Emilio un absoluto respeto a la libertad de expresión.

Tanto así recibió apoyo el CCAN que cuando se abocó este club de periodistas para la construcción de la Universidad Pedagógica de Nayarit, recibieron un total apoyo incondicional de parte del entonces presidente municipal don Alejandro Rivas Curiel (1990-1993) consiguiendo el terreno en donde actualmente está dicha universidad, obviamente con el aval del ya entonces gobernador don Rigoberto Ochoa Zaragoza.

Añadió don Bernardo Narváez que en ese tiempo de auge del CCAN, se llegó a publicar por parte de esta asociación un periódico al que se le nombró El Paladín, en donde cotidianamente los integrantes del club de periodistas descargaban los temas del momento, siendo de gran aceptación por parte de vario sectores de la población en general. Y al igual que El Paladín, también formaron dentro del mismo CCAN el Club de la Llave para organizar tertulias y convivios que servían para dar cada quien de los integrantes sus puntos de vista sobre todos los aspectos presentes, pasados y futuros del acontecer en el medio social y político.

Recuerda don Bernardo que hubo diferentes inquietudes cuando estuvo vigente el CCAN, pues viajaban a los municipios del estado e hicieron la sugerencia de que se pusiera una placa explicativa de las diversas construcciones históricas para que los visitantes sepan. Puso énfasis en lo referente a la Fuente de las Ranas, que se encuentra frente a la Catedral de Tepic, pues dijo que tiene su historia de acuerdo a la teología y filosofía de las etnias de la entidad.

Sea pues. Vale.