Edición del Día

Relacionadas

Me caí del mundo y ni sé por dónde se entrar: PARA MAYORES DE 50 AÑOS...

EDUARDO GALEANO
Periodista y Escritor Uruguayo.


Par de locos

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


Momento Político: ¿HABRÁ NUEVO RUMBO EN EL GOBIERNO DE ECHEVARRÍA GARCÍA?

Por Brígido Ramírez Guillén


CON PRECAUCIÓN: Asaltos a los trenes en todo su apogeo

Por Sergio Mejía Cano


POR MI CUENTA.

Por: Pedro Bernal


EL RITMO DE LA VIDAÑ Con unos sí, con otros no

Por Pepe Reyna


¿SABEN COMO ME SIENTO? ¡A toda madre!

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


Entre la espada y la pared

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR



¡Caso cerrado!

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR

18 / Septiembre / 2019



Fue un viernes no muy común, de trabajo excesivo, empezando con, luego la la entrevista con Oscar Burgos y las tensiones por el pésimo servicio de Internet. Después las inundaciones que ocasionó la tromba que se abatió sobre Jala, Ixtlán y Ahuacatlán, para finalizar con la cobertura del certamen de la reina en esta última localidad.

El concurso terminó a eso de las dos de la mañana, pero en cuanto pude regresé a casa y me fui directo a mi cama. Pensaba en las múltiples actividades del día siguiente, así como el intenso trabajo que nos esperaba el domingo y el lunes 15 y 16 de septiembre. Así es que me dispuse a descansar. Entrecerré lo ojos y poco a poco me fui quedando dormido.

Mientras dormía tuve un sueño horrible al principio pero que luego tuvo un final feliz; todo ello provocado seguramente por las constantes angustias y temores por el drama que vive actualmente la familia.

Lo primero que recuerdo es que estaba sentado sobre una banca, en la sala de espera de lo que imaginaba era una Sala de Jurados. La puerta se abrió y se me ordenó entrar y sentarme en la banca de los acusados. Cuando miré a mí alrededor vi al Fiscal, quien tenía una apariencia de villano y me miraba fijamente. Era la persona más demoníaca que había visto jamás.

Me senté, miré hacia la izquierda y allí estaba mi abogado, un caballero con una mirada bondadosa cuya apariencia me era familiar.

La puerta de la esquina se abrió y apareció el Juez, vestido con una túnica impresionante. Su presencia demandaba admiración y respeto. Yo no podía quitar mis ojos de Él, se sentó y dijo Comencemos.

El Fiscal se levantó y dijo:

- Mi nombre es Satanás y estoy aquí para demostrar por qué este individuo debe ir al Infierno.

Comenzó a hablar de las mentiras que yo había dicho, de cosas que había robado en el pasado cuando engañaba a otras personas. Satanás habló de otras horribles cosas y perversiones cometidas por mi persona, y entre más hablaba, más me hundía en mi silla de acusado.

Me sentía tan avergonzado que no podía mirar a nadie, ni siquiera a mi Abogado, a medida que Satanás mencionaba pecados que hasta había totalmente olvidado.

Estaba tan molesto con Satanás por todas las cosas que estaba diciendo de mí; e igualmente molesto con mi Abogado, quien estaba sentado en silencio sin ofrecer ningún argumento de defensa a mi favor. Yo sabía que era culpable de las cosas que me acusaban, pero también había hecho algunas cosas buenas en mi vida, ¿no podrían esas cosas buenas por lo menos equilibrar lo malo que había hecho?

Satanás terminó con furia su acusación y dijo:

- Este individuo debe ir al Infierno, es culpable de todos los pecados y actos que he acusado, y no hay ninguna persona que pueda probar lo contrario. Por fin se hará justicia este día.

Cuando llegó su turno, mi Abogado se levantó y solicitó acercarse al Juez, quien se lo permitió, haciéndole señas para que se acercara, pese a las fuertes protestas de Satanás. Cuando se levantó y empezó a caminar lo pude ver en todo su esplendor y majestad.

Hasta entonces me di cuenta por qué me había parecido tan familiar. ¡Era Jesús quien me representaba!, Mi Señor y Salvador.

Se paró frente al Juez y se volvió para dirigirse al Jurado:

- Satanás está en lo correcto al decir que este hombre ha pecado, no voy a negar esas acusaciones. Reconozco que el castigo para el pecado es muerte y este hombre merece ser castigado.

Respiró Jesús fuertemente, se volteó hacia su padre, y con los brazos extendidos proclamó:

- Sin embargo, yo di mi vida en la cruz para que esta persona pudiera tener vida eterna, y él me ha aceptado como su Salvador; por lo tanto es mío.

Mi Salvador continuó diciendo:

- Su nombre está escrito en el libro de la vida y nadie me lo puede quitar. Satanás todavía no comprende que este hombre no merece justicia, sino misericordia.

Cuando Jesús se iba a sentar, hizo una pausa, miró a su Padre y suavemente dijo:

- No se necesita hacer nada más. Lo he hecho todo.

El Juez levantó su poderosa mano y golpeando la mesa fuertemente las siguientes palabras salieron de sus labios:

- Este hombre es libre, el castigo para él ha sido pagado en su totalidad... ¡Caso cerrado!

Cuando mi Salvador me conducía fuera de la Corte, pude oír a Satanás protestando enfurecido:

- No me rendiré jamás, ganaré el próximo juicio.

Cuando Jesús me daba instrucciones hacia donde me debía dirigir, le pregunté:

- ¿Ha perdido algún caso?

Cristo sonrió amorosamente y dijo:

Todo aquel que ha recurrido a mí para que lo represente, ha obtenido el mismo veredicto tuyo..... Pagado en su totalidad.