Edición del Día

Relacionadas

CON PRECAUCIÓN: Pretextos baladíes

Por Sergio Mejía Cano


Conjeturas: ¿La regeneración del presidencialismo?

Francisco Cruz Angulo


Momento Político: GOBERNADORES Y ALCALDES TAMBIEN TENDRÁN RECORTES DE SUS SUELDOS EN EL PLAN DE AUSTERIDAD.

Por Brígido Ramírez Guillen


No tardará mucho

Francisco Javier Nieves Aguilar


CON PRECAUCIÓN: Las cuotas escolares deben de ser abolidas para siempre

Por Sergio Mejía Cano


NAYARIT PLURAL: DÉMOSLE EL BENEFICIO DE LA DUDA AL PEJE

Por Fernando Gutiérrez Meza


El tiempo, nuestros hijos

Francisco Javier Nieves Aguilar


¡Y yo muy obediente!

Francisco Javier Nieves Aguilar



Numinor: La Inquisición y las Herejías: la oposición a ideas dominantes (Si no piensas como yo eres diabólico)

Ángel Agustín Almanza Aguilar

19 / Abril / 2017

La Inquisición fue un instrumento de control y dominio para todos aquellos personajes que manifestaran públicamente –ya por viva voz o por medios escritos– sus ideas no acordes respecto al aparato imperante y religioso (en este caso el Romano-Papal-Católico). Los que no se retractaran públicamente también o firmaran su declinación intelectual a favor del Dogma de Fé ‘Universal’, eran de ‘Santa’ manera Quemados Vivos, no sin antes haber sido torturados atrozmente, incluyendo mujeres. Todo ‘En Nombre de Dios’

El delito era el haber caído en la Herejía, es decir, en el error por el cual el creyente, a pesar de haber recibido la verdadera fé y seguir llamándose cristiano, niega o pone en duda alguna verdad revelada por Dios y como tal enseñada por la Iglesia. Ahora bien, ¿cuáles son los Dogmas de la Iglesia Católica? Comencemos por la definición de ´Dogma’.

‘Dogma’, palabra que viene del griego y significa ‘Doctrina/opinión’, y prácticamente ‘Decreto’, ‘Edicto’, ‘Decisión’, nos dice un diccionario católico. Es una doctrina revelada de origen divino y es católicamente ‘Infalible’ e inmutable. Entre ellos tenemos los siguientes: La Trinidad, el Pecado Original, la Eucaristía, las Indulgencias, la Inefabilidad Papal, la Inmaculada Concepción, la Asunción de la Virgen, etc.

Bien, ¿cuáles fueron las Herejías más sobresalientes? Veamos. Tenemos al Adopcionismo, el Anglicanismo, Bogomilistas, el Catarismo, Albigenses, Calvinismo, Congregaciolismo, Cuáqueros, Gnosticismo, Docetistas, Donatistas, Ebionitas, Jansenismo, Luteranismo, Marcionistas, Modalistas, Mecedonionismo, Monofisitas, Monotelismo, Montanismo, Mormonismo, Nestorianistas, Pelagianismo, Paulicanistas, Quietismo, Rosacrucismo, Unitarismo, Valdenses, Swedenborgismo, y las doctrinas de Wiclef Así nos lo informa el diccionario citado, con la curiosidad que no incluye al Adventismo, ni a los ‘Testigos de Jehová’, menos a la Alquimia, pero sí –en otra parte– ataca a la Masonería (en donde se dice hay adeptos entre el propio clero).

Sería interesante exponer al lector (a) las ideas de algunas de estas herejías, las más relevantes y datos sobre sus representantes, pero eso será en próximos números. ¡Ah! Y tratar el tema del ‘Infierno’, al que no le temen los clérigos pederastas, y que es un ‘Dogma’