Edición del Día

Relacionadas

Entrevist-arce: LILIANA HERNÁNDEZ CANTANTE -SEGUNDAY ÚLTIMA PARTE-

RIGOBERTO GUZMÁN ARCE


Comodidad, la clave

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


CON PRECAUCIÓN: Ni modo que digan que sí es cierto

Por Sergio Mejía Cano


NUMINOR: La Música, Elemento Creativo Insustituible

Por Agustín Almanza Aguilar


ATISBANDO EN LA BAHIA: Brotan casos de Hepatitis en Santiago Ixcuintla.

Por: Roberto Cervantes Flores


VISORÍAS

POR JORGE S. CASILLAS BARAJAS


¡Respétalos siempre!

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


CON PRECAUCIÓN: Camine no contamine, siempre es mejor

Por Sergio Mejía Cano



CON PRECAUCIÓN: Alguien podría tomarle la palabra

Por Sergio Mejía Cano

07 / Mayo / 2018

Buena se le armó al periodista Ricardo Alemán al haber subido a las redes sociales un mensaje que mucha gente lo tomó como incitador a la violencia, sobre todo, como estar alentando a alguien a que se entusiasme de más y atente contra un candidato a la Presidencia de la República.

En sí, en el mensaje que subió el señor Alemán no cita ningún nombre y se refiere únicamente a que a varios personajes famosos los han asesinado sus fans; sin embargo, lo que lo podría hundir al periodista es la palabra chairos que viene al último de este mensaje; y todo porque él mismo, así como otras personas a las que se les ha dado en llamar como bots citan continuamente como chairos a los seguidores del candidato Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Mucha gente ha tomado este mensaje como una incitación a la violencia debido a los tiempos electorales por los que está atravesando el país; y si bien alguien ha dicho en descargo del periodista en cuestión que él nada más reenvió este mensaje y que es de un tercero, aun así se le atribuye como de su autoría; pero ya ahora da lo mismo si no lo ideó Ricardo Alemán u otra persona, pues el peligro está en que podría no faltar quien le tomara la palabra para buscar sus cinco minutos de fama o situarse en el lugar de los que han sido señalados como los asesinos de dichos personajes y otros como el que se insiste que mató a John F. Kennedy o para no ir tan lejos, a Luis Donaldo Colosio Murrieta. Salir en todos los medios informativos y pasar a la historia nacional como el salvador de la Patria o el que la terminó de hundir para siempre quizás.

Hoy en día existen otros métodos para quitar de en medio a alguien que pueden ser más efectivos que las balas por no hacer tanto escándalo y hacer un atentado menos obvio, ya que se dice que hay venenos indetectables que se inyectan o que se hacen ingerir de algún modo a quien esté dirigido el atentado. He ahí el rumor de que al entonces presidente venezolano Hugo Chávez Frías le habían introducido una bacteria que posteriormente le produjo un tipo de cáncer indestructible; pero desde luego que son puros rumores; tal vez ya le tocaba y ni modo.

Y lo malo es que es obvio que AMLO ha estado pisando muchos callos y se dice que a algunos les ha dolido mucho el pisotón; sin embargo, todo es parte del juego político y así lo deberían de tomar los que se sienten dolidos, porque todo forma parte del proceso electoral en donde los candidatos dicen de todo, y al final de cuentas ese todo queda en puros dichos y tal y como está visto, no pasa nada más que el detrimento de la población que crece cada día más y más.

Lo que no ayuda en nada al periodista Ricardo Alemán, es que en la mayoría de sus comentarios ataca en forma por demás virulenta al candidato del partido Morena; lo ataca como si estuviera plenamente convencido de que AMLO es Satanás en persona o su mensajero personal, tal y como si en algo le afectara si quedara como el nuevo Presidente de la República, cosa que aún está por verse. Y esto es lo que le está afectando en gran medida al susodicho periodista aun y no fuera el autor del mensaje que subió a las redes sociales.

Este periodista se ha quemado por sí solo con sus opiniones que no tienen nada de impersonal, sino que están dirigidas plenamente hacia el llamado candidato de la izquierda; y se ha quemado porque Alemán sabe muy bien que AMLO no es izquierdista aunque lo parezca, a menos que por consigna se haya estado dedicando a denostar a este candidato y no porque lo sienta en el fondo de su pensamiento. Pero caras vemos, corazones no sabemos; allá Alemán y su subconsciente.

Se supone que un periodista que opina debe de ser en todo momento imparcial; claro que puede señalar errores y virtudes de determinadas personas, pero no siempre atacarlas y atacarlas hasta la saciedad sin reconocer que posiblemente entre tantos errores pudo haber hecho algo bueno.

Se entiende que no es bueno que alguien sea despedido de un trabajo; sin embargo, hay ocasiones en que no hay otro remedio, y si bien a muchos no nos agrada que alguien se quede sin trabajo por más daño que haya hecho, ahora en este caso no les quedó de otra a las empresas en donde se presentaba Ricardo Alemán, más que decirle adiós lavándose las manos y desentendiéndose de algo que se presume es muy personal y nada más entre el periodista y el candidato, aunque más bien unilateral de parte del periodista, que ahora tendrá para rato teniendo que soportar burlas y ataques por este desliz.

Sea pues. Vale.