Edición del Día

Relacionadas

Entrevist-arce: LILIANA HERNÁNDEZ CANTANTE -SEGUNDAY ÚLTIMA PARTE-

RIGOBERTO GUZMÁN ARCE


Comodidad, la clave

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


CON PRECAUCIÓN: Ni modo que digan que sí es cierto

Por Sergio Mejía Cano


NUMINOR: La Música, Elemento Creativo Insustituible

Por Agustín Almanza Aguilar


ATISBANDO EN LA BAHIA: Brotan casos de Hepatitis en Santiago Ixcuintla.

Por: Roberto Cervantes Flores


VISORÍAS

POR JORGE S. CASILLAS BARAJAS


¡Respétalos siempre!

FRANCISCO JAVIER NIEVES AGUILAR


CON PRECAUCIÓN: Camine no contamine, siempre es mejor

Por Sergio Mejía Cano



CON PRECAUCIÓN: Por eso le pasó lo que le pasó

Por Sergio Mejía Cano

27 / Agosto / 2018

Cierta vez me pareció oír al entonces gobernador del estado de Guanajuato Vicente Fox Quesada y ya posteriormente como candidato a la Presidencia de la República, estar en contra del horario de verano cuestionándolo en todas sus formas; y lo raro es que una vez ya instalado como Presidente de la República, ahora ensalzaba las maravillas de dicho horario defendiéndolo y reconociéndolo como lo mejor para el ahorro de energía en el país.

Obviamente cuando despotricó en contra de dicho horario se ganó infinidad de adeptos que desde el principio han estado en contra del horario en cuestión por no ver ningún beneficio en sí para el público usuario porque los recibos de luz siguen llegando iguales o más altos en su cobro. Este cambio radical en la forma de ver el cambio de horario en Fox Quesada podría significar que le leyeron la cartilla y lo sentaron a orinar haciéndole comprender que las cosas no eran tan fáciles como él creía y que lo que ya estaba implantado así debía de seguir. Así que te alineas o te alineas.

Una de las promesas desde el inicio en que Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dio a conocer su interés por volver a competir por tercera vez la Presidencia de la República, fue que había que reconocer que las fuerzas armadas del país no tenían por qué andar en las calles haciendo labores policíacas que no le correspondían constitucionalmente, y su promesa en caso de alzarse con el triunfo era de que los militares volverían a sus cuarteles en donde deberían estar.

AMLO también reconoció alguna vez siendo candidato que por el hecho de que el ejército y la Marina anduvieran en las calles daba la impresión de ser ya nuestra Nación un país militarizado, cosa que contravenía en todas sus formas con un Estado democrático y de Derecho. Sin embargo, ahora que AMLO se entrevistó con los secretarios de la Defensa y de la Marina, aparece ante los medios diciendo que las fuerzas armadas seguirán en las calles debido a que la policía federal no garantiza de bien a bien en cuanto a la lucha contra el crimen organizado y la seguridad pública.

Querrá decir esto que también a AMLO ya le leyeron la cartilla señalándole que aunque no quiera, las fuerzas armadas seguirán haciendo las tareas que, si bien no le corresponden, aun así seguirán haciendo de las suyas aunque tampoco estén preparadas para hacer labores policíacas y de investigación.

En esto algo habrá de razón en cuanto a la explicación de AMLO que, ha de estar enterado de que las demás corporaciones policíacas no garantizan nada bueno ante la situación de criminalidad del país y más, porque se ha documentado que existe la posibilidad de que dichas corporaciones policíacas estén infiltradas por grupos delictivos y que tengan amenazados a otros miembros con el consabido dicho de plata o plomo; porque de ser así, pues a dónde se hacen los elementos de las corporaciones de seguridad que se les llegue a decir esto, ya que por un lado si no aceptan se les acaba el corrido y si aceptan, pues ya no estarán a las órdenes del país, de las entidades y de los municipios.

Pero también AMLO, como buen seguidor del apóstol de la Revolución Mexicana, Francisco I. Madero, debería de tener en cuenta desde el principio de su mandato que inicia el 1 de diciembre próximo, el gran error que cometió Madero al no depurar el ejército porfirista y que por eso le pasó lo que le pasó.

Existe la posibilidad de que ante lo que le hayan dicho los secretarios de Defensa y Marina, AMLO se haya doblegado porque aún no tiene la sartén por el mango, de ahí que haya dicho que sí seguirán en las calles el ejército y la marina; sin embargo, ya una vez con la batuta en la mano y comprobando que los nuevos secretarios que le recomendaron los salientes no son los adecuados, entonces sí se podría dar el lujo AMLO de cambiarlos y ofrecer otra terna más patriótica.

Hasta hoy, AMLO está dando la impresión de que también ya le leyeron la cartilla y lo sentaron a orinar porque ha estado dando bandazos en cuanto a sus promesas de campaña, por lo que existe la posibilidad que en esa leída de cartilla le habrán dicho que las cosas no son como él creía y que hay muchos intereses de por medio que no se pueden tocar ya debido al nuevo orden mundial que se avecina. Tal vez lo que de la lectura a seguir será si la construcción del aeropuerto continúa y si a lo largo de su sexenio continúan las fuerzas armadas en las calles sin que esté aprobada la llamada Ley de Seguridad Interior, cosa que sigue pendiente. Sea pues. Vale.